Las AFAP reaccionaron ante los anuncios de Tabaré Vázquez

POR LEONARDO PEREYRA DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

Los representantes de las Administradoras de Fondos de Pensión (AFAP) consideraron que el candidato presidencial del Encuentro Progresista (EP), Tabaré Vázquez, no está enterado de la situación económica que atraviesan esas empresas e intenta desconocer su potestad para invertir dinero en el sitio que más le conviene a la gente que confió a ellas sus ahorros.
Las propuestas realizadas el domingo 20 por parte de Vázquez durante el acto de cierre de campaña del EP, tendientes a cambiar el sistema de funcionamiento de las AFAP, fueron recibidas con cierta desconfianza por los empresarios involucrados e incluso hubo alguno que le adjudicó a un afán electoralista.


Circo electoral. “A partir del lunes, cuando termine el circo electoral, vamos a hablar. Hay un clima que se presta para lecturas complicadas. No es el mejor ámbito para analizar asuntos técnicos”, dijo a El Observador el presidente de República AFAP, Juan Berchessi.

El domingo, en el acto de cierre de campaña de la izquierda, Vázquez afirmó que no es posible que el Banco de Previsión Social (BPS) trabaje en la recaudación para las AFAP y éstas no le paguen un solo peso.

“Además es una vergüenza las comisiones que cobran por administrar los fondos de los trabajadores”, dijo Vázquez, quien además señaló que dichas empresas deberán realizar mejores inversiones.

El líder izquierdista anunció asimismo que si accede a la Presidencia de la República reducirá los años de trabajo que se necesita para acceder a la jubilación y los límites de edad para pasar a retiro.

Estos anuncios, que en cierta medida van en línea con lo aprobado por el Congreso del Frente Amplio que recomendó modificar el régimen previsional, causaron asombro en las empresas involucradas.

“No podemos hacer inversiones en donde no estamos habilitados. Además, el papel del administrador es invertir dónde sea más seguro y más rentable. Tontos no somos. Además aún no recuperamos la plata con la que se montó la empresa”, sostuvo el director de tesorería de Afinidad AFAP, Eduardo Nollenberger. El directivo afirmó que la crítica de Vázquez a la que le encontró “menos sentido” fue la referida a las comisiones que se le cobra a los afiliados.

“Este es una trabajo que tiene un costo muy importante. Salvo República AFAP, el resto tiene números de rentabilidad negativos”, dijo. “No sé de donde sacó (Vázquez) que se cobran comisiones disparatadas. La gente va a pensar que tenemos la gallina de los huevos de oro. Todo depende de las comparaciones que se hagan. Diez pesos en un estado de cuenta no parece mucho. ¿Quiere que cobremos menos de un boleto?”, preguntó Nollenberger.

Respecto a las inversiones, el directivo de Afinidad Afap expresó que los fondos previsionales invierten “donde pueden” porque este tema “está digitado por la reglamentación” que los regula.

En tanto, el gerente general de Integración AFAP, Carlos Castro, se mostró preocupado ante la posibilidad de que no se comprenda que las AFAP son empresas jóvenes que aún no han recuperado lo invertido. “Las comisiones que se cobran a los usuarios podrían comenzar a bajar dentro de unos años. Pero todavía no están dadas las condiciones porque las empresas han gastado muchísima plata y aún no han recuperado ni el 50% de lo invertido”, afirmó.

Otro directivo de una AFAP que prefirió no dar su nombre, dijo a El Observador que el gobierno no puede “entrometerse” en las inversiones que realizan esas empresas. “Si el Parlamento vota una ley de reforma del sistema habrá que atenerse a ella. Pero mientras tanto, la gente nos confió a nosotros el dinero y lo invertimos donde nos parece más conveniente”, dijo un empresario.

El jueves 17 en el diario El País, el ex presidente de República AFAP, Luis Viana, dijo que el total de ahorros de las administradoras suman U$S 1.200 millones pero “al cabo de unos años” alcanzarán cifras de tal magnitud que no tendrán más remedio que invertir en otros países. Pero el economista Adrián Fernández dijo que invertir ese dinero en el exterior sería “el lujo de la pobreza” si se tiene en cuenta el bajo nivel de inversión que hay en Uruguay.