Las armas quedaron en manos de dos mujeres

En los próximos días, con la asunción de la diputada socialista Daisy Tourné como ministra del Interior, por primera vez las dos secretarías del gobierno encargadas de la seguridad interna y externa del país estarán dirigidas por mujeres.
La presencia femenina en los más encumbrados cargos del Poder Ejecutivo no se limita a Azucena Berrutti en Defensa y Tourné en Interior, son cuatro las ministras mujeres, dos las subsecretarías, una la presidenta de Antel. Es que la presencia de mujeres en cargos de decisión ha sido una característica del actual gobierno de Tabaré Vázquez.

Tourné prevé asumir como ministra del Interior el próximo ocho de marzo, una fecha más que significativa, ya que se trata del Día Internacional de la Mujer.

Berrutti y Tourné ocupan puestos clásicamente destinados a hombres y en el que tienen a cargo, en su enorme mayoría, también a hombres. El cambio que significa para militares y policías saber que su jerarquía es una mujer no es menor, ya que desde los rangos más bajos hasta los más altos en general no están acostumbrados a tratar en sus tareas con personas del sexo femenino, y menos aún estar bajo su mando. Y si es por la experiencia de Berrutti no le ha ido mal en su tarea, es de las ministras menos criticadas por la oposición (casi nada en comparación con Reinaldo Gargano y el saliente José Díaz), y de las que tiene mejor imagen en la población.


Ministerios complicados. Berrutti está en un ministerio que se preveía como de los más conflictivos para el gobierno frentista y logró que, más allá del tema de la violación a los derechos humanos durante la dictadura, llevar el timón sin grandes zozobras. Incluso en acuerdo con Vázquez no dudó en sacar del mando al comandante en Jefe de esa fuerza, Carlos Díaz, a pesar de la buena relación que mantenía con ese oficial, por una reunión que sin su autorización mantuvo con dos dirigentes colorados, entre ellos el senador y ex presidente José María Sanguinetti.

También en acuerdo con Vázquez nombró a un joven general como comandante en jefe del Ejército, Jorge Rosales y ascendió a general a varios coroneles sin seguir el orden de derechas, lo que originó malestar en parte de la oficialidad. Estos hechos sin embargo no erosionaron su mando sobre las Fuerzas Armadas ni movimientos de importancia en su contra.

Ahora Tourné asume la dirección de uno de los ministerios más conflictivos para este gobierno y del que se retira uno de los secretarios de Estado más cuestionados por la oposición, como lo fue José Díaz.


Subsanar déficit. Para la dirigente feminista Lilián Abracinskas, “que haya mas mujeres en cargos de decisión es ir subsanando el déficit democrático que significa la subrepresentación de mujeres en cargos de decisión política”.

“Muchas mujeres estaban en lugares históricamente atribuibles a las mujeres, esto dos ministerios son históricamente bastiones masculinos, y en ese sentido sí es un avance”, añadió.

Según Abracinskas, quien es Coordinadora de Mujer y Salud en el Uruguay y coordinadora ejecutiva de CNS Mujeres, “contar las mujeres en el gobierno es un indicador, pero contar con que se garantice igualdad de género incorporando la agenda de género es otro indicador y requiere compromiso político”.

Recordó que Díaz y Faroppa impulsaron temas de género, que la ministra Arismendi respalda el quehacer del Instituto de la Mujer y sin embargo Berrutti es un cargo de confianza presidencial que no tiene en su agenda temas de mujeres ni contacto con las organizaciones de mujeres. Sobre Muñoz, afirmó que “está defendiendo la posición del presidente” que en materia de salud sexual y reproductiva “no es positiva: la ministra responde a ese mandato y no a la demanda feminista”.