Las cámaras se preparan para combatir la ley de tercerizaciones Empresas.

«No hay dudas de que si conseguimos algo será conjuntamente: el sector empleador en pleno. Las cámaras más representativas pueden juntarse y lograr armar un aparato real. Ya hemos demostrado que lo podemos hacer», afirmó el presidente de la comisión de relaciones socio laborales de la Cámara de Industrias, Andrés Fostik, en el cierre de una reunión informativa donde se advirtió a los empresarios del sector los perjuicios de la nueva ley.

Fostik aclaró que la cámara llamará a sus afiliados a «cumplir» con la ley. «Pero no nos podemos quedar de brazos cruzados a esperar que salten los problemas en los juzgados», dijo a El País. Sugirió que las gremiales deberán juntarse y «convenir» las acciones a seguir.

Desde la Cámara de Comercio, el asesor letrado Juan Mailhos afirmó que «es factible» iniciar «actividades en conjunto» y dijo que «no se descarta ningún camino». De hecho, la Cámara de Comercio seguirá los pasos de la de Industrias y organizará un evento similar al realizado el miércoles por esa gremial: una jornada informativa sobre los alcances de la ley de tercerizaciones, sumado a la ley que amplió de dos a cinco años el plazo en el que prescriben los créditos laborales.

MEDIDAS. ¿Qué acciones concretas puedan adoptar las empresas ante una ley que ya fue votada y promulgada? Para Mailhos será fundamental la respuesta que brinde hoy el gobierno a las cámaras empresariales acerca del pedido de que se reglamente la ley de tercerizaciones para evitar que la responsabilidad del empleador sea «ilimitada». Hoy se reunirá la comisión tripartita de legislación del Compromiso Nacional, en cuya última sesión las cámaras plantearon este tema.

En la reunión informativa de la Cámara de Industrias, los asesores marcaron como la mejor solución para sus intereses la derogación de la ley y luego emitir una nueva norma. En segundo lugar se habló de una ley interpretativa, pero ambas posibilidades son rechazadas de plano por el Ministerio de Trabajo. Una reglamentación: «puede atenuar los efectos», pero «no resuelve los aspectos centrales», afirmó el abogado Miguel Oliveros.

Fostik opinó que, con la conformación política actual, es imposible que «se escuche al sector empleador para derogar una ley como ésta». Gonzalo Irrazábal, otro asesor industrial, admitió que la ley no es inconstitucional y, por lo tanto, «el único camino» para derogarla sería a través de la recolección de firmas y el plebiscito, posibilidades que el empresariado no ha decidido seguir. Fostik es partidario de que se pida una «evaluación del impacto» de la ley. Para eso, la Cámara de Industrias podría recurrir a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) o algún otro organismo internacional que envíe un experto laboral al país.