Leadgate asumirá en abril gestión de PLUNA

El futuro socio de PLUNA estará en condiciones de asumir la gestión de la aerolínea de bandera nacional a comienzos de abril, informaron fuentes vinculadas al proceso.
Para esa fecha se estima que habrá culminado el proceso de “due dilligence” -consistente en la auditoría de toda la información y procesos de PLUNA- que comenzó el martes el consorcio inversor, Leadgate Investment Corp..

En esta etapa –se estimó inicialmente que demandaría 60 días- trabajan varias consultoras contratadas por el grupo que controlará 75% del paquete accionario de la aerolínea, brindando asesoramiento técnico, financiero y jurídico para sentar las bases de lo que será la “nueva” PLUNA. También permitirá “refinar” el “plan de 100 días” que el futuro accionista mayoritario diseñó con la información que recibieron durante la negociación, y que piensa implementar para reducir costos y estabilizar los números de la empresa.

En la actualidad hay en la línea aérea siete grupos auditando cada una de las gerencias, con el objetivo de corroborar la información suministrada por el Estado durante las negociaciones, y al mismo tiempo familiarizarse con la operativa y detectar errores de funcionamiento a corregir.

El asesoramiento en temas financieros, contables e impositivos corre por cuenta de la consultora CPA/Ferrere, vinculada al estudio Ferrere Abogados que se encarga, asimismo, del soporte legal del proceso, confirmaron fuentes privadas. La asistencia a nivel técnico aeronáutico es suministrada por las alemanas Lufthansa Technics, Lufthansa Assistanse y Lufthansa Citiline, que son “distintas unidades de negocio” dentro del gigante de la aviación teutona del mismo nombre. El apoyo para la reestructura de la compañía proviene de la norteamericana Seabury Group, explicó ayer en El Espectador el socio principal de Leadgate y futuro gerente general de PLUNA, Matías Campiani.

A su vez, fueron contratados profesionales independientes especializados en cada área y con vínculos con la industria aeronáutica, entre los que se cuentan españoles, chilenos y argentinos, agregó el informante.

Por su parte, el broker Ficus Capital -encargado del proceso de selección del inversor- continúa prestando su apoyo, aunque ahora con un papel menos activo luego de haber terminado también la preparación de toda la información necesaria para el “due dilligence”. Su tarea actual se limita crear los nexos entre las gerencias de PLUNA y los inversores, y asistir a éstos durante la transición con sus conocimientos de la compañía.


Ambicioso. El plan de negocios que Leadgate preparó para PLUNA es “realmente agresivo” con la multiplicación por cinco de las ventas y ampliación de su plantilla a 1.300 funcionarios. El objetivo es colocar a la aerolínea como “la más segura, eficiente y rentable de Sudamérica”, dijo Campiani.

El límite que frena la rápida incorporación de 20 aviones es la expansión a nivel mundial del mercado aeronáutico, que retrasa la entrega de nuevas aeronaves. Igual se espera contar con los primeros aviones nuevos en enero o febrero de 2008, y se piensa en los fabricados por la brasileña Embraer o la canadiense Bombardier para los vuelos regionales.

De todas formas, Campiani dijo que el plan de negocios sería puesto en marcha en su totalidad para mediados de 2009.