Lepra va al Parlamento y se arregla suministro

La presencia del Directorio de ANCAP y del ministro de Industria, Jorge Lepra,en la Cámara de Diputados para explicar las razones del desabastecimiento de gas licuado de petróleo (supergás) coincidirá hoy con una paulatina normalización del suministro de ese combustible.
La convocatoria de los funcionarios, que se concretará en la comisión de Industria de la cámara baja, se concretará a pedido del diputado Alvaro Delgado (Correntada Wilsonista).

El motivo de la citación fue pedir explicaciones sobre las razones que en las últimas semanas determinaron la falta de supergás, así como una solicitud de información sobre la política de precios del ente para los denominados combustibles populares.

Delgado había solicitado recientemente al gobierno que considerara una eventual rebaja del supergás y del queroseno.

La falta de gas licuado de petróleo –que coincidió con la agudización de la crisis energética en la región, en particular en Argentina– derivó la semana pasada en la remoción del entonces gerente general de ANCAP, Sergio Lattanzio, tras una “sugerencia” formulada por Lepra y el presidente Tabaré Vázquez.

Pese a que al principio la decisión presidencial provocó “malestar” en el Directorio de la petrolera estatal, este terminó por cesar al funcionario, a quien lo contratará como asesor.

Pero las repercusiones políticas que hoy seguirá adquiriendo la denominada “crisis del supergás” también coinciden con una gradual regularización del abastecimiento en Montevideo.

En ese sentido, el gerente comercial de Acodike, Jorge Beiro, dijo a El Observador que ayer el suministro estaba planteado dentro de términos “razonables” para Montevideo y que se estaba dando adecuada “satisfacción” a la demanda.

El ejecutivo admitió, no obstante, que en el interior del país todavía “falta” para que el suministro sea absolutamente normal.

Beiro dijo que representantes de las cuatro empresas distribuidoras se reunieron ayer con ANCAP. En el encuentro se decidió que el ente entregará a las empresas 650 metros cúbicos de supergás por día, lo que a su juicio “alcanzarᔠpara atender la demanda.

Ello supone que estarán a disposición 40.000 garrafas y unos 500 porrones de 45 kilos destinados al consumo en hospitales y sanatorios, dijo Lepra.

Beiro comentó que, por el momento, se continuarán entregando garrafas cargadas con 8 kilos en lugar de 13 kilos, como era habitual antes que se impusieran restricciones de parte de ANCAP.

En tanto, la unidad de cracking catalítico de la refinería de La Teja volvió a producir, lo que hace presumir que se prescindirá poco a poco de la importación, indicó.

El sábado había llegado un barco con un nuevo embarque del combustible desde Argentina y ayer se estaba descargando un segundo embarque proveniente del mismo origen.