Libran una nueva batalla por préstamo para Botnia

El gobierno uruguayo activó un mecanismo de lobby en el Banco Mundial (BM) para apoyar la concesión de un préstamo por US$ 170 millones para financiar la instalación de la planta de celulosa de Botnia, mientras Argentina pide que ese crédito se frene hasta que el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya se expida sobre la controversia.
Además, un nuevo diferendo se generó ayer, luego que jerarcas del Poder Ejecutivo desmintieran que el ministro de Economía, Danilo Astori, hubiera declarado que una cuarta planta de celulosa (sumada a la de Botnia, Ence y Stora-Enso) se instalará en Uruguay.

Astori, aprovechará un viaje que ya tenía agendado para sostener reuniones con el Banco Mundial, lo que en los hechos buscará contrarrestar la presión de Argentina, que propuso ayer al organismo –a través de una carta del presidente Néstor Kirchner– que no financie los emprendimientos que se instalarán en Uruguay.

De todas maneras, funcionarios uruguayos ya están teniendo entrevistas con directores del BM por ese tema.

En tanto, en la misiva del mandatario argentino, éste consideró que “no corresponde” que se financie la construcción de las plantas “en tanto exista una instancia judicial internacional abierta”.

Kirchner ya había doblado la apuesta al enviar el lunes a Washington a la secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti, para bloquear la concesión del crédito.

En el gobierno uruguayo se entiende que no existen razones para no otorgar el crédito a Botnia, ya que los informes ambientales fueron favorables, indicaron a El Observador fuentes del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

En ese ámbito se maneja que el pedido argentino para que el rey de España, Juan Carlos de Borbón, intervenga en el conflicto tiene que ver con el financiamiento de la planta finlandesa, ya que luego Kirchner pidió al BM que postergue su decisión sobre el crédito.

Mientras tanto, la posición argentina quedó ayer en falsa escuadra cuando en la misma conferencia de prensa en la que el canciller Jorge Taiana señaló que el Banco Mundial debería esperar el fallo definitivo de la Corte de La Haya sobre las plantas que se construyen en Uruguay, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Moreno, anunció que ese organismo multilateral estudia el posible financiamiento para una planta de celulosa en Corrientes, provincia argentina con costas sobre los ríos Uruguay y Paraná.

“Estamos estudiando un crédito justamente aquí, en Argentina, de una papelera, y por supuesto estamos dispuestos a financiarla”, señaló Moreno.

Por us parte, Astori ya tenía previsto viajar a EEUU para participar en un seminario en el que buscará captar inversores (ver nota aparte).

El propio Astori había señalado semanas atrás que viajaría a Washington para “mantener contactos”, en su calidad de gobernador ante el BM y generar un ambiente favorable para la concesión del préstamo a Botnia.

El Directorio del BM tiene previsto tratar el crédito para la planta finlandesa el jueves 16, aunque bastará que uno de sus directores proponga aplazar esa decisión para que el organismo postergue la concreción del crédito.


Desmentido. El ministro de Medio Ambiente, Mariano Arana, y fuentes del MEF, desmintieron ayer que Astori hubiera declarado al diario argentino Ámbito Financiero que exista un proyecto para instalar una cuarta planta de celulosa en Uruguay. Arana señaló que Astori se sorprendió “al verse entre comillas” en el diario bonaerense.

Las fuentes de Economía coincidieron en señalar que Astori “no hizo esas declaraciones” al diario argentino y dijeron que el ministro aclarará hoy su posición.

A su vez, el periodista de Ambito Financiero, Carlos Burgueño, autor de la nota en cuestión, dijo ayer El Observador que su diálogo con Astori y otros periodistas se dio en el hall del hotel Radisson durante la cumbre iberoamericana. Indicó que el ministro habló sobre un “cuarto proyecto para el sector forestal” que podía ser “una pastera o una fábrica de muebles de alto valor agregado”.