Lluvias actualizan el drama de inundados.

Las lluvias que llegaron con febrero dejaron en los tres primeros días del mes un saldo de más de 100 personas evacuadas en Paysandú y Río Negro debido a inundaciones en ambos departamentos, dos mujeres internadas en Maldonado a raíz de accidentes causados por el viento, y dos puertos cerrados, entre otros inconvenientes.
La Dirección Nacional de Meteorología elevó ayer a naranja el alerta meteorológico para esta jornada en todo el territorio nacional, la cual significa “riesgo meteorológico importante (fenómenos poco habituales y peligrosos para las actividades usuales)”. Según se informó ayer en la página web del organismo, para hoy se prevén rachas de viento de entre 75 y 120 kilómetros por hora; lluvias copiosas y granizadas.

Frente a pronósticos de lluvias que pueden ocasionar inundaciones, el Sistema Nacional de Emergencia realiza una serie de recomendaciones para evitar inconvenientes (ver recuadro).

Consecuencias. El departamento más afectado como consecuencia de la lluvia fue Río Negro, donde 24 familias con 60 integrantes (30 niños y 30 adultos) en las localidades de Algorta (a 141 kilómetros de Fray Bentos) y Paso de la Cruz (a 30 kilómetros de la ciudad de Young) debieron ser evacuadas de sus hogares, según informó al ser consultado por El Observador el intendente Ruben Di Giovanni.

En el caso de Paysandú, el director del Comité de Emergencias de ese departamento, Ricardo Melo, señaló a El Observador que 58 personas debieron salir de sus casas luego de que las lluvias hicieran crecer los arroyos Sacra y La Curtiembre. “Colapsó el sistema de drenajes sanitarios, el colector industrial y afectó a distintas fincas en el centro de la ciudad”, indicó el jerarca, quien también informó sobre la clausura temporal de las termas de Almirón a raíz de las tormentas.

En la zona este también las lluvias ocasionaron problemas. Los fuertes vientos en Punta del Este causaron accidentes que terminaron ayer con la internación de dos mujeres. Una de ellas, de 19 años, estaba esperando el ómnibus cuando una rama se desprendió y le cayó en la cabeza. Y el viento también jugó una mala pasada a una mujer que estaba en la parada 20 de la playa Brava. Una sombrilla voló y se incrustó en su cuello. Las condiciones del clima también llevaron a la suspensión de las operaciones en los puertos de Piriápolis y Punta del Este.

Problemas gremiales. En tanto, en momentos en que resulta imprescindible el monitoreo del clima en el país, los trabajadores de Meteorología se declararon en conflicto por el no pago de los salarios de enero a los funcionarios contratados a término. En el gremio se advirtió ayer que, pese a la resolución de paro por tiempo indeterminado hasta que se concrete el cobro de salarios adeudados, se continuará con los reportes diarios del tiempo. “Los servicios esenciales se cubren con guardia gremial”, aseguró al portal Observa la presidenta del sindicato de Meteorología, Cristina Mathisson, quien indicó que el no pago de los salarios ocurrió en 2009.

“Con anticipación se alertó a las autoridades de que no se repitiera el hecho. El resto de los funcionarios que son empleados públicos ya cobraron”, señaló.