Lluvias provocaron caída de un auto a un arroyo y la evacuación de 10 niños

El veranillo que se registró en Montevideo durante los días jueves y viernes se cortó de manera repentina, con una jornada dominical de descenso de la temperatura y abundantes lluvias, las cuales con menor o mayor grado se registraron en todo el territorio nacional. Afortunadamente el agua no estuvo acompañada por fuertes vientos, por lo cual no se registraron caídas de árboles ni columnas del alumbrado público. Sí hubo que lamentar caídas de cables, lo cual significó una intensa actividad para la UTE.

La principal actividad de la Dirección Nacional de Bomberos radicó en la ayuda a personas cuyos hogares se vieron totalmente anegados ante la falta de capacidad de los desagües para evacuar tan importante volumen de agua.

Asimismo, la situación más complicada se registró en la ruta 6, a la altura del mojón 35. En ese sitio, un automóvil cayó a las crecidas aguas del río Santa Lucía, tras la cual se vivieron momentos dramáticos. Finalmente, los Bomberos pudieron rescatar a los ocupantes del vehículo, cuatro personas mayores que no presentaron ningún tipo de heridas, más allá de la situación vivida.

En Solymar, en tanto, un hogar tuvo que ser completamente evacuado tras verificarse la completa inundación del mismo. En una construcción precaria, se encontró por parte de Bomberos el insólito cuadro de diez menores en su interior, sin la presencia de mayores que velaran por sus intereses. Los menores fueron todos trasladados a la seccional 18a de Policía del departamento de Canelones, donde se encuentran alojados. Otra situación complicada se vivió en la zona de El Pinar, en el camino a Pando a un kilómetro de la ruta Interbalnearia, en donde un cable de alta tensión cayó sobre la cabina de un camión que rodaba por esa arteria de tránsito. Afortunadamente el conductor del vehículo salió ileso, más allá del susto experimentado, el cual incluyó más de una hora y media de espera al personal técnico de UTE para que diera las directivas del caso. «Fue un susto y nada más», dijo el chofer Álvaro Medina, tras ser rescatado.

Por su parte, la Dirección Nacional de Policía Caminera informó que no hay rutas nacionales cortadas por el momento, a pesar del importante volumen de agua caído en todo el país.

En Montevideo se verificaron notorias dificultades en el escaso tránsito dominical. El punto más conflictivo se observó, como ya suele ser tradicional cada vez que llueve, en la zona de La Paz y Avenida Libertador Brigadier General Juan Antonio Lavalleja, cerca de la estación central de AFE. Allí el agua alcanzó importantes niveles, no permitiendo el paso de vehículos menores, y solamente los ómnibus pudieron atravesar el cruce con éxito, en los momentos en que se registraron las mayores precipitaciones, a primera hora de la tarde. También se registraron múltiples inconvenientes en zonas periféricas de la ciudad, en donde se anegaron caminos vecinales y accesos a las viviendas.