Londres estudia crear tribunales especiales para juzgar terroristas

Sospechosos de haber participado en actos de terrorismo pueden en la actualidad permanecer detenidos durante 14 días sin que se les formulen acusaciones. Pero, en medio de investigaciones sobre los letales ataques del 7 de julio (7-J) y los fallidos atentados del 21 de julio (21-J) contra el sistema de transporte público de Londres, la policía pidió ampliar el plazo a tres meses.

Una vocera de la Secretaría del Interior dijo que las autoridades estudian un nuevo proceso preliminar antes de llevar a un sospechoso ante los estrados de la justicia.

El periódico The Guardian informó ayer que los integrantes de los nuevos tribunales podrían reunirse en privado, a puertas cerradas, para examinar casos contra sospechosos de terrorismo y durante cuánto tiempo se los puede mantener detenidos.

El primer ministro Tony Blair anunció la semana pasada una serie de drásticas medidas destinadas a combatir el terrorismo y eliminar el extremismo islámico.

Por otra parte, la Fiscalía General dijo que estudia volver a poner en vigencia una antigua ley que permite acusar de traición a quienes elogien actos de terrorismo.


Avanzan las investigaciones. El sospechoso de participar en un atentado en Londres dijo ayer a los investigadores británicos que los explosivos en su mochila eran de harina y un producto capilar líquido, y que su intención no era matar.

Antonietta Sonnessa, la abogada de Hamdi Issac, dijo que durante el interrogatorio en una cárcel de Roma identificó en fotos a otros cuatro hombres sospechosos del 21-J.

El interrogatorio británico de dos horas se “concentró en las circunstancias y los motivos del acto”, dijo la abogada.

Sonnessa sostuvo que Issac había insistido en sus declaraciones anteriores de que “fue un acto para llamar la atención y por lo que sabía, el contenido del bolso no intentaba lastimar a nadie, tampoco a él mismo”.

“Había unos pocos clavos, pero el objeto del explosivo no era causar daño sino sólo hacer ruido” y agregó que su cliente, conocido se opondrá a la extradición porque prefiere permanecer en Italia.

Por otra parte, el químico egipcio que fue dejado en libertad ayer después de tres semanas de detención, durante las cuales fue interrogado acerca de los atentados del 7-J contra el sistema de transporte de Londres, dijo que conoció informalmente a dos de los atacantes suicidas y describió a uno de ellos como “muy amable y muy cortés”.

Tras su excarcelación la madrugada de ayer, Magdy el-Nashar, de 33 años, dijo a la prensa frente a su casa que no tenía nada que ver con los atentados. “Soy inocente, mi país es inocente”, dijo el-Nashar, que estudió en la universidad británica de Leeds.

Un funcionario de la oficina de prensa del Ministerio del Interior dijo que el individuo fue dejado en libertad debido a que las autoridades no hallaron pruebas en su contra. (En base a AP y AFP)