Los depósitos mayores subieron más que el promedio de la banca

El año pasado las cuentas superiores a los U$S 250.000 registraron un crecimiento -tanto en cantidad de clientes como en volúmenes depositados- superior al que tuvo el total del sistema financiero.

Durante ese período los bancos privados y el República lograron captar 81.888 clientes nuevos (7,7% más que en 2006) y U$S 1.152 millones más en los montos colocados (12,1% adicional).

Sin embargo, ya sea entre empresas o personas físicas, los clientes con cuentas superiores a los U$S 250.000 lograron ahorros por U$S 3.490 millones, 18% más que el año anterior, al influjo de las colocaciones en pesos que hicieron residentes. Esto da un promedio de U$S 770.000 en cada cuenta.

Asimismo, la cantidad de clientes con depósitos mayores a U$S 250.000 creció 18,6%, también por encima del total del mercado. Aun así este perfil de usuarios representa apenas el 0,39% del total que tenían los bancos al cierre del año.

En 2007, el mayor incremento en volumen de depósitos se dio en la cartera de clientes con ahorros superiores a los U$S 250.000 medidos en dólares que sumaron U$S 549 millones al sistema entre diciembre 2006 e igual mes de 2007.

El Banco República registró un incremento de 21,4% en los depósitos de estos clientes (muy por encima de todo el negocio que creció en su caso 10,6%) incidido por las colocaciones en pesos (aumentaron 80%) de residentes.

La captación de fondos de los grandes clientes fue inferior en los bancos privados que aumentaron 17,7% su cartera de cuentas mayores a los U$S 250.000, aunque el crecimiento también fue por encima del que tuvo el volumen total de esas instituciones (13,3%).

Aquí las colocaciones en moneda nacional de residentes también fueron las que impulsaron el crecimiento (91%).

En moneda extranjera el crecimiento tanto entre los privados como en el BROU rondó el 10%, con una caída dentro de la banca oficial en las colocaciones de no residentes (1%) que fue compensada por la que realizaron los extranjeros en los bancos privados, las que aumentaron 14,5%.

Los que colocaron entre U$S 100.000 y U$S 250.000 fueron los segundos en registrar el mayor crecimiento con una suba 12,1% en su cuenta global. Los que depositaron en cuentas menores o iguales a U$S 5.000 inyectaron U$S 67 millones, un alza de 12,8%.

Pese a que el crecimiento más grande en monto depositado se dio entre los clientes con mayores fondos, el 79,3% de los usuarios de los bancos tienen ahorros igual o inferiores a los U$S 5.000, según los datos del Banco Central, lo que marca el perfil de los usuarios de los bancos que, además, en la gran mayoría tienen colocaciones a la vista y de corto plazo. Mientras en un año los bancos pudieron captar 624 nuevos clientes con fondos superiores a los U$S 250.000, incrementaron la apertura de cuentas menores a U$S 5.000 en 65.021 usuarios alcanzando un volumen de U$S 588 millones repartidos de forma equitativa en moneda nacional y extranjera.

El crecimiento en el volumen depositado se vio mayormente entre los no residentes y con mayor incidencia dentro del República.

En términos de cantidad de clientes nuevos, el crecimiento más grande se dio entre los que abrieron cuentas por entre U$S 100.000 y U$S 250.000 que aumentaron 11,4% tras sumar 1.237 usuarios al sistema bancario respecto a diciembre de 2006. Aun así representan el 1% del total. La captación de clientes con fondos por estos montos fue pareja tanto para el conjunto de los bancos privados como para el República.

Los clientes con menos de U$S 10.000 crecieron 6,8%, los de menos de U$S 15.000 lo hicieron 7,5% y los que tenían menos de U$S 20.000 un 6,3%. Asimismo, al cierre del año había 17.245 clientes con entre U$S 20.000 y U$S 25.000 (7,5% más), y 40.225 con ahorros en bancos por más de U$S 25.000 y menos de U$S 50.000 (aumentaron 8,2%). Solo 22.756 personas o empresas entre residentes y no residentes tenían colocaciones por menos de U$S 100.000 (y superiores a los U$S 50.000), 8,2% más que en 2006.

En relación al origen de los fondos, los no residentes fueron los que impulsaron las colocaciones en moneda nacional para las cuentas inferiores a los U$S 15.000 y aquellas entre U$S 50.000 y U$S 100.000. Por el contrario, en las cuentas entre U$S 20.000 y U$S 50.000 y en las cuentas entre U$S 100.000 y más de U$S 250.000 fueron los residentes los que inyectaron más fondos tanto en moneda nacional como extranjera.