Los dos gobiernos dicen que dejarán la decisión a la Haya

Las palabras del presidente Néstor Kirchner, pocas horas antes de la reunión en Nueva York, apuntaron a congelar el optimismo con que Uruguay y España encaraban la instancia y a tranquilizar a Gualeguaychú. Ayer el mandatario se rectificó y dijo que, en realidad, «no se podía generar expectativas» con la «relocalización» de Botnia y que por eso el tema debería resolverlo La Haya.

En términos algo parecidos informó ayer por la mañana la vicecanciller Belela Herrera en el Consejo de Ministros acerca del avance del diálogo. Fuentes de gobierno indicaron que, según lo informado, Argentina insistió durante la reunión en «su disposición al diálogo». Hubo coincidencias también en que el tema será zanjado en la Corte, pero Herrera dijo que Uruguay trasmitió a Argentina que no habrá acuerdo con los puentes cortados. En suma, ambas partes parecen haber vuelto a posturas inconciliables.

Mañana a las 11.30 el propio presidente Tabaré Vázquez informará de la situación al líder del Partido Nacional, el senador Jorge Larrañaga.

Mientras tanto, la empresa Botnia hizo saber a través de un comunicado que las obras en Fray Bentos «están prácticamente finalizadas». Añade que «la planta sólo podrá comenzar su producción una vez que la autorización ambiental, la cual se encuentra en proceso de tramitación, le sea otorgada».

Al respecto, el ministro de Medio Ambiente, Mariano Arana, informó en el Consejo de Ministros que aún restan informes que Botnia debe enviar a la Dinama. «El problema ambiental ya ha sido analizado por las auditorías que descartaron absolutamente, por falta de sustento científico y técnico, toda preocupación en cuanto a problemas ambientales», precisó.

Tanto fuentes de la empresa como de la Dinama, por su parte, indicaron a El País que el flujo de información es constante y que los técnicos del organismo realizan verificaciones regulares en la obra. De todas formas, aún no se manejan fechas para la concesión del permiso.

Otras fuentes oficiales consultadas ayer, señalaron que las cuestiones de fondo en torno al conflicto se mantienen en los términos en que se discutió en Anchorena el 28 de agosto. Allí también se vio claro que era necesario que la Corte Internacional se pronuncie, se indicó.

Sin embargo, la fuerte reacción de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú -que el domingo pasado cortó la estratégica ruta 14 durante cuatro hora – frenó la concreción del acuerdo. Debido a ello Kirchner convocó ayer a una reunión en Casa Rosada al gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, a su vice, Pedro Guastavino, al actual intendente de Gualeguaychú y al electo. En esa reunión se acordó un discurso para continuar la gestión del conflicto. La proximidad de las elecciones en Argentina hizo al gobierno redoblar su cautela en el acercamiento con Uruguay.

Con el tema en suspenso, se maneja la posibilidad de propiciar un nuevo encuentro entre los representantes de ambos países antes de la Cumbre Iberoamericana, del 8 al 10 de noviembre, donde la corona española conserva fuertes esperanzas de poder exhibir avances concretos.