Los empresarios reclaman que se reglamente el derecho de huelga Negociación.

El dirigente del sindicato del comercio y servicios, (Fuecys), Ismael Fuentes, destacó que la relación entre los gremios y las cámaras está «madura» como para incrementar los acuerdos bipartitos o tripartitos para las ramas de actividad.

Hizo hincapié en la necesidad de «ir llenando los espacios» que deja la ley de negociación colectiva entre las dos partes, dijo en una conferencia organizada por CADE y El País.

Del lado de las empresas responsabilizan al gobierno por la falta de avance en el sistema de negociaciones.

El representante de la Cámara de Comercio (CNCS), Juan Mailhos, lamentó que las dos terceras partes de los trabajadores privados no esté representada en la negociación ya que se realiza en forma «exclusiva» con los sindicatos.

Los catedráticos laboralistas Jorge Rosenbaum y Juan Raso realizaron extensas exposiciones sobre el marco legal de la negociación colectiva y de los laudos acordados. Mailhos se preguntó si los consejos de salarios son la panacea. «Para el sector gubernamental y el sindical, que hoy tienen una identidad ideológica bien interesante, la negociación colectiva es un fin en sí mismo y para nosotros es un instrumento para acordar las condiciones que correspondan», señaló.

«La negociación colectiva busca equilibrar las relaciones laborales; eso fue posible porque se estableció la ley de promoción de la actividad sindical. Sin esa ley los gremios serían muy débiles y en algunos casos sin posibilidad de movilización ninguna», dijo Fuentes a El País.

El dirigente empresarial afirmó que el país necesita «reglas claras y aceptadas por todos, lo que no sucede en Uruguay. OIT planteó que la norma no se ajusta a los convenios adoptados por nuestro país», apuntó.

Por su parte, el dirigente sindical subrayó que la única mesa de negociación que no alcanzó acuerdos fue por «mala fe» del sector empresarial. El tema fue tocado en la charla de Rosenbaum. El abogado lamentó que en los decretos del Poder Ejecutivo en que se determina el laudo de las mesas que no hubo acuerdo, se afirme en todos los casos, que no hubo buena fe en una de las partes negociadoras.

Mailhos recordó el compromiso de quitar el capítulo sobre las ocupaciones asumido por el entonces presidente Tabaré Vázquez cuando se discutía la ley de negociación colectiva.

«Si hablamos de mala fe, Vázquez se compromete a quitarlo y lo hace pero el entonces ministro de Trabajo, Eduardo Bonomi, deja el decreto 165 de 2006 con idéntico contenido que el capítulo retirado de la ley, que está vigente hoy», dijo.

En tal sentido, el empresario reclamó que se derogue el decreto que impide a la Policía actuar ante las ocupaciones de empresas por parte de sus trabajadores. También pidió que se reglamente el derecho de huelga. «No podemos tener a la organización intermedia de la sociedad más poderosa, como lo es el sindicalismo, sin una regulación que indique en qué condiciones desarrolla su actividad», dijo Mailhos.

Certificación. Fuentes, que integra el sector Articulación en la interna del Pit-Cnt, el más cercano al gobierno, reivindicó para su agrupación el apoyo a la certificación de competencias, un asunto polémico en el movimiento sindical.

«Algunos sectores del movimiento sindical salimos a impulsar la capacitación de los trabajadores y la certificación de competencias. Son aspectos que están en pañales pero son sustanciales porque el país se juega la posibilidad de desarrollo y crecimiento», dijo Fuentes.

Los empresarios reclaman que se reglamente el derecho de huelga