Los obreros pararon en Botnia por el accidente

El accidente del martes pasado, durante las operaciones de descarga de sulfuro de sodio, tuvo más derivaciones de orden sindical y político que estrictamente sanitarias. Los obreros paralizaron ayer las actividades en la planta en reclamo de mayores medidas de seguridad. Los inspectores de Trabajo formalizaron un planteo similar a la empresa y anoche supervisaban la reanudación de las operaciones con la sustancia química. Hoy la actividad podría volver a la normalidad, luego que sindicato y empresa arribaran a un preacuerdo en torno a las condiciones de seguridad laboral.

De manera significativa -y sorpresiva-, el ministro de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Mariano Arana, visitó ayer la planta. Había viajado a Fray Bentos con el propósito de inaugurar un grupo de viviendas, pero cambió su agenda y recorrió las instalaciones de Botnia.

«Me parecía imprescindible venir a la planta, enterarme de boca de los trabajadores y también con los ingenieros de la empresa, desde luego habiéndonos puesto en contacto con el Ministerio de Trabajo, a través de la Inspección de Trabajo y con nuestra propia directora, Alicia Torres, que lógicamente está a la espera de un informe detallado», explicó Arana.

Si bien el ministro evitó referirse directamente al accidente, recordó que los informes técnicos conocidos hasta ahora «han sido clarísimos en el sentido de descartar toda suerte de catástrofes anunciadas de manera tan poco fundamentadas».

Hasta el momento, el accidente ocurrido en la planta ha estado sólo en la órbita del Ministerio de Trabajo.

PARO. El accidente que afectó a un total de 15 operarios, aunque sólo dos permanecieron bajo observación médica por unas horas, desencadenó la protesta de los obreros que ayer paralizaron la obra.

«Entendemos que hubo negligencia de parte de Botnia con un mal manejo de estos productos. Exhortamos al Ministerio de Trabajo, a la Dinama y al Banco de Seguros a que den respuestas porque como trabajadores queremos la certeza y las garantías necesarias para volver a trabajar», dijo el dirigente local de Sunca, Fernando Paredes, a El País.

Durante varias horas delegados sindicales y representantes de Botnia negociaron. Al cabo de la jornada arribaron a una fórmula de preacuerdo que básicamente gira en torno a las medidas de seguridad que Botnia se compromete a adoptar en el manejo de químicos.

Otro dirigente local del Sunca, Jorge Pereira, relató el estado de ánimo de los trabajadores luego del accidente. «Lo sorprendente de esta situación fue ver cómo los compañeros caían como moscas, nos ganó un gran nerviosismo», relató.

Ayer mismo, otros tres operarios dijeron sentirse indispuestos y fueron derivados a la policlínica de la planta y luego a la mutualista local, Amedrin. Según informó la propia empresa, los dos trabajadores no presentaron ningún tipo de síntoma de afección en los controles médicos realizados.

Cabe señalar que la manipulación de sulfuro de sodio fue suspendida al ocurrir el accidente y no se retomó hasta la noche de ayer.

MEDIDAS. «Se tomaron las medidas de hermeticidad para el procedimiento, y algunas medidas adicionales para esas operaciones», informó por su parte la gerente de Comunicaciones de Botnia, Florencia Herrera.

Estas medidas fueron tomadas mientras los funcionarios de la Inspección General de Trabajo continúan un relevamiento dentro de la planta. La operación de descarga de sulfuro de sodio se realizó anoche con las protecciones que los inspectores reclamaron y bajo su directa supervisión, informó la portavoz de Botnia.

Por su parte, la directora de la Inspección General de Trabajo, María Narducci, informó que aún no se está manejando sanciones a la empresa. «Cada actuación de la Inspección comporta la puesta en marcha de un procedimiento administrativo con todas las garantías. Lo que los inspectores hacen ahora es revisar si hubo alguna violación a las normas, constatar irregularidades y plantear condiciones para que se reanude la actividad», explicó.

Los inspectores concluirán su informe la semana que viene. Una copia será elevada a la Dinama, organismo que hasta ahora no tomó competencia en el hecho.

Según explicó Narducci, si finalmente el informe concluye que la empresa violentó normas se le impondrán sanciones. «Pero aquí se inicia otro proceso, dado que la empresa puede presentar sus descargos, evacuar las vistas e incluso presentar notas en las que exprese sus diferencias con las conclusiones de los inspectores», señaló la jerarca. En caso de no laudarse el tema, la empresa podrá recurrir ante el propio ministro de Trabajo, Eduardo Bonomi, y por último llevar el tema hasta el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, que actúa como órgano de alzada en estas materias.

Hoy a la hora 7 los trabajadores se reúnen en asamblea para determinar qué pasos seguirán. Dado que los delegados llegan a la asamblea con una fórmula de preacuerdo que contempla, en buena medida, los reclamos de los obreros, se estima que los operarios regresarán a sus puestos. La planta se encuentra en su fase final de construcción y se lleva a cabo un cronograma de pruebas en distintas áreas.