Los uruguayos disminuyeron en noviembre 7,16% su consumo de bienes importados

Uruguay destinó 224.755.000 dólares a importaciones en noviembre, de los cuales 61.338.000 dólares –el 27,29% del total– correspondió a compras de petróleo crudo, lo que constituyó a ese mes en el de mayor gasto por compras al exterior desde mayo de 2002.

El gobierno uruguayo dejó flotar el tipo de cambio el jueves 20 de junio de 2002, y el peso se devaluó 67,63% desde entonces hasta el mes pasado, lo que significó que los bienes importados se encarecieron al menos en esa proporción durante dicho período para los habitantes de este país.

Las importaciones de noviembre tuvieron un aumento de 10,55% respecto a las de octubre, cuando las compras al exterior insumieron 203.300.000 dólares. Sin embargo, excluido el gasto en petróleo crudo, en noviembre se importaron bienes por 163.417.000 dólares, 7,16% menos que los 176.026.000 dólares importados en octubre de esos mismos productos.

Los uruguayos aumentaron 59,9% sus compras de bienes importados comparados los noviembres de 2003 y 2002, cuando las importaciones totales insumieron 140.531.000 dólares.

Las compras de bienes importados acumuladas por el país en los 11 primeros meses del año totalizaron 2.000.939.000 dólares, 9,3% más que los 1.830.344.000 dólares gastados con esa misma finalidad en igual período del año pasado.

Desde el punto de vista de la calidad del gasto, Uruguay redujo 20,5% sus compras de bienes de capital en los 11 primeros meses de 2003 (148.692.000 dólares) comparadas con las del mismo lapso de 2002 (187.006.000 dólares), donde destaca una reducción de 18,6% (31.793.000 dólares) en las compras de máquinas y equipos, que el mes pasado insumió 138.960.000 de dólares.

La reducción del gasto en bienes de capital (máquinas, equipos y tecnología nueva) representa el pesimismo de los empresarios respecto al futuro de la economía y a la necesidad de generar una mejora de la productividad en sus compañías, dijeron analistas privados.

La inversión en máquinas y equipos pasó de 170.753.000 dólares de enero a noviembre de 2002, a 138.960.000 dólares en idéntico período de este año, lo que representó una contracción de 18,6% en ese tipo de compras. El sector público redujo 12,7% sus importaciones de máquinas y equipos, y el privado 19,4% en la comparación interanual.

Las importaciones de equipos de transporte, siempre dentro de los bienes de capital, se redujeron 40,1% en los 11 primeros meses de 2003 (9.732.000 dólares), respecto a las de ese lapso del año pasado (16.254.000 dólares).

La importación de bienes intermedios –aquellos que se traen para incorporarlos a procesos productivos locales, o completar su transformación con mano de obra nacional–, aumentó 22,4% entre enero y noviembre (1.491.295.000 dólares), comparada con la de ese lapso de 2002 (1.218.866.000 dólares). Pero, descontadas las compras de petróleo en uno y otro período, en los 11 primeros meses de 2003 se importaron bienes intermedios por 1.032.870.000 dólares, 7,72%% más que los 958.842.000 dólares de esos mismos productos en igual período del año pasado.

Este incremento del gasto en bienes intermedios este año respecto al pasado significa un aumento del consumo interno y, también, que estos productos terminados de procesar en el país, en muchos casos están sustituyendo a otros que eran traídos del resto del mundo ya terminados, observaron los analistas consultados.

El consumo de bienes de consumo (alimentos y bebidas, autos y vehículos de transporte personal, y otros) se contrajo 15% en la comparación interanual de los 11 meses.