LUCHA SINDICAL ‘DEBE SER POR CALIDAD DE EMPLEO’

La masa salarial (producto de salario y empleo), «no sólo recuperó los niveles registrados antes la crisis de 2002, sino que más aún, actualmente está por encima de estos niveles, incluso por encima de los niveles registrados durante mediados de los años noventa donde se habían registrado los mayores niveles de crecimiento de la masa salarial respecto a años anteriores». Se agrega que «mientra que entre el 2010 y el 2005 la masa salarial creció un 42.2%, el PIB creció un 35%, por lo tanto la remuneración de otros factores principalmente del capital creció menos que la del factor trabajo. Si bien ambas variables crecieron a tasas muy importantes, se observa que la actividad economía creció en menor medida que hizo la remuneración al factor trabajo». En dicho informe difundido ayer se destaca a que en el período agosto octubre de 2010, la tasa de informalismo en el mercado de trabajo para todo el país asciende al 30.5%. lo cual representa aproximadamente 485.000 personas trabajando en el sector informal de la economía y si bien se advierte un descenso en el informalismo del de 2005, aunque también se aprecia un «piso» en torno del 30%. «Esto es más grave aún ya que si se considera que en el sector público no existe informalmente, se puede estimar que la informalidad en el sector privado se encuentra en el entorno de 35-36%» sostiene el informe. Para al Cámara de Comercio «un fundamento principal de la rigidez del mercado laboral ha sido el deseo de asegurar la permanencia en el empleo. Sin embargo, en muchos casos, este tipo de rigideces termina generando una desaceleración en la creación de nuevos puestos de trabajo en el sector formal de la economía, estimulando al mismo tiempo el crecimiento de mercados de trabajo informales, que debilitan las finanzas públicas y al mismo tiempo reducen la productividad agregada de la economía». Se acota que «el fortalecimiento de las relaciones laborales entre trabajadores y empleadores es la base para lograr una normativa laboral más flexible en contextos cambiantes.
De allí que el desarrollo de relaciones laborales firmes deba constituir una prioridad nacional. Una sólida asociación entre trabajadores, empleadores y el gobierno constituye la base fundamental para crear una estrategia de país competitivo a nivel mundial, generando crecimiento en la economía y creando empleo de alto valor agregado». Para la Cámara de Comercio «la capacitación a la mano de obra debe ser un ingrediente fundamental junto a sistemas de remuneraciones basados en incentivos por desempeño, ya que esto no sólo mejora los salarios de los trabajadores sino que aumenta la productividad de la empresa y de los trabajadores, tanto en el sector público como privado».