Lula abrirá a la derecha las puertas de su gabinete

El Congreso brasileño comienza hoy un período de sesiones extraordinarias convocado por el presidente socialista, Luiz Inácio Lula da Silva, que va a reformar su gabinete ministerial para dar entrada en el Ejecutivo al mayor partido de centro-derecha del país.

Lula sustituirá a algunos titulares de las 25 carteras de su gobierno por miembros del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que todavía no integra la base oficialista pero que ayudó a aprobar varios proyectos presidenciales en el Parlamento.

El PMDB es la primera minoría en el Senado y la segunda en la Cámara de Diputados, además de contar con un inmenso poder electoral.

Diputados y senadores, que empezaron el 23 de diciembre pasado un receso que tenían previsto concluir en febrero, aceptaron suspender sus vacaciones anticipadamente.

Los legisladores interrumpieron su descanso a pedido del Jefe de Estado, quien quiere agilizar los trámites de la propuesta para la renovación del poder judicial, entre otros proyectos de ley.

MUNICIPALES. Asesores del mandatario han manifestado que la decisión de acotar el descanso de los políticos fue para evitar las dificultades que se crearán en el Congreso por las elecciones municipales que se celebrarán en octubre próximo.

Los brasileños tienen previsto escoger a los alcaldes y concejales de los 5.560 municipios del país, proceso en que muchos parlamentarios participarán como candidatos o actuarán de forma directa para intentar que sean elegidos correligionarios.

Empeñado en que el Partido de los Trabajadores (PT), fuerza que lidera, conquiste un significativo número de alcaldías o al menos tenga participación relevante en las decisiones de esa ciudades, Lula ultima la alianza con el PMDB.

El gobernante, que en el pasado calificaba a ese grupo político de «corrupto» y «reaccionario», ahora justifica que la alianza, tanto del punto de vista político como administrativo, «pretende ser una asociación estratégica benéfica al país», según ha dicho.

operacion. El ministro jefe de la Casa Civil, José Dirceu, que en recientes declaraciones a la prensa ha asegurado que Lula «sabe muy bien lo que va a hacer y ya tiene las condiciones para tomar la decisión (la reforma ministerial)», niega que la unión sea electoral.

«Esta es claramente una operación para que el PT crezca electoralmente en el país», subrayó a EFE el analista político, Walder de Góes.

El presidente del Instituto Brasileño de Estudios Políticos señaló que con la alianza con el PMDB el PT puede aumentar las posibilidades de tornar realidad su sueño de pasar de los 187 municipios que gobierna actualmente a los pretendidos 850.

DEBILIDAD. Esa meta ha sido expresada por el presidente de la Cámara de Diputados, Joao Paulo Cunha, correligionario de Lula, quien atribuye la aproximación de los dos partidos a la debilidad de la base de Lula en el Parlamento brasileño.

«Evidentemente que la reforma (ministerial) ayudará a consolidar la mayoría que el presidente Lula tendrá en la Cámara y en el Senado», destacó el diputado.

Con la confirmación de la pretendida asociación de la fuerza que en el pasado respaldó la base oficialista de todos los gobiernos al que el PT se opuso, Lula tendrá prácticamente el respaldado de los principales partidos políticos del país.

Sólo quedarán fuera un par de grupos sin gran representatividad, además del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) y el Partido del Frente Liberal (PFL) que apoyaron el gobierno de Fernando Henrique Cardoso.

Parentela de Lula se candidatea

SAN PABLO

Ocho parientes del presidente Luiz Inácio Lula da Silva ya lanzaron sus candidaturas a intendente o concejal para las elecciones municipales de octubre próximo y la gran mayoría se respalda en la buena imagen del famoso familiar.

«Si Lula consiguió convertirse en el jefe mayor de Brasil, ¿por qué yo, que soy su primo, no puedo ser concejal de Garanhuns?», dijo, pragmático, Paulo Sergio Teixeira de Mello, de 27 años, que ahora arregla teléfonos públicos.

Lula da Silva nació hace 58 años en Caetés, una pequeña localidad del estado de Pernambuco, en el nordeste de Brasil, que en aquel momento pertenecía al municipio vecino de Garanhuns. Desde hace 40 años, Caetés tiene el status de ciudad.

Según el diario «Folha de Sao Paulo», el primo de Lula da Silva lanzó hace un mes su candidatura a concejal en el mejor estilo presidencial: con un asado.

Otro de los miembros de «La familia Lula», como se los llama, José Moura de Mello, también primo del presidente, aspira al cargo más alto: intendente de Garanhuns.

«Como alcalde voy a ser por Garanhuns lo que Lula está haciendo por Brasil», es su lema de campaña.

Otros dos primos de Lula aspiran a ser concejales, de Garanhuns y Caetés.

Los parientes que intentan seguir los pasos de Lula da Silva son dos hermanos por parte de su padre, Arístides Inácio da Silva; un sobrino, cuatro primos y una cuñada, le hermana menor de la primera dama, Marisa Lula da Silva.

De todos ellos, sólo la cuñada presidencial, Teresa Otília Casa, de 47 años, critica a Lula da Silva. «Nunca lo voté, creo que es demasiado extremista», afirmó ella, que quiere ser viceintendente en Sao Bernardo do Campo por un partido opositor.