Lula: acuerdo garantizará seguridad de petróleo.

Lula y Sarkozy mantuvieron una reunión en la sede presidencial y antes participaron del desfile cívico militar por el 187 aniversario de la Independencia de Brasil, en la Explanada de los Ministerios, principal avenida de Brasilia.

“Brasil es un país que se destaca por su vocación pacífica”, pero “sabemos que el petróleo ya fue motivo de muchas guerras y muchos conflictos, y nosotros no queremos ni guerras ni conflictos”, declaró el mandatario brasileño al referirse a la aprensión con la que algunos países ven el acuerdo con Francia, el mayor pacto militar formalizado por Brasil desde la segunda mitad del siglo XX. “Puede ser que haya gente que no quiere esta buena alianza entre Brasil y Francia”, señaló Lula durante un tramo improvisado de su alocución.

La compra de 5 submarinos Scorpene, 4 convencionales a diesel y uno propulsado a energía nuclear, y 50 helicópteros Cougar de transporte militar Cougar EC 125, insumirá unos 8.500 millones de euros. Lula además comunicó su intención de adquirir 36 cazabombarderos Rafale, fabricados por la empresa francesa Dassault. El canciller brasileño Celso Amorim explicó que la “posible” elección de los aviones franceses se motiva en que la empresa Dassault cederá la tecnología con la cual Brasil podrá construir posteriormente más naves y venderlas en la región.

Por su parte, Sarkozy anunció “la intención de Francia de adquirir una decena de unidades de la futura aeronave de transporte militar KC-390” y dijo que pretende profundizar su colaboración nuclear con Brasil, al tiempo que le reiteró su apoyo en el Consejo de Seguridad de la ONU. “Estoy orgulloso de ser amigo” del presidente da Silva un “hombre especial” y uno de los “líderes” importantes, dijo Sarkozy.