Lula rechazó tercera postulación consecutiva

En una conferencia de prensa de dos horas en el palacio de gobierno, la segunda desde que asumió el poder, Lula ratificó su tradicional posición en torno a que si bien personalmente está en contra del aborto, como jefe de Estado no puede dejar de discutir el problema como un asunto de salud pública.

También se refirió a las relaciones con Venezuela indicando que el presidente Hugo Chávez es «un socio inestimable de Brasil» y con Bolivia la posición es que los contratos sean respetados, tanto para el suministro de gas desde el vecino país como para la venta de dos refinerías en territorio boliviano y propiedad de la estatal Petróleo Brasileiro SA (Petrobras).

Lula alertó contra la compra masiva de tierras para producir caña de azúcar por parte de extranjeros, como parte de medidas destinadas a regular la producción de etanol, convertida en la bandera energética del país. En estos momentos, recordó el presidente, existen 76 proyectos de usinas en construcción para fabricar etanol, un sector que vive un boom en Brasil, y que está teniendo una participación extranjera creciente, estimada en 30%.

Lula anunció que una vez «consolidado el etanol en el mundo como matriz energética de calidad excepcional», Brasil debe dar «un segundo paso», que será mejorar las condiciones de trabajo. AP y AFP