Lula toma cartas en ‘apagón aéreo’

Según un balance de la Infraero, estatal responsable por la administración de los aeropuertos, hasta ayer el 14% de los vuelos programados sufrieron atrasos de más de una hora. Este porcentaje llegó a ser del 29% el lunes, y casi el doble el domingo.

Ayer, los aeropuertos más afectados eran el de Brasilia y el de Congonhas, terminal aérea de San Pablo para los vuelos nacionales. Este último es el de mayor movimiento del país.

Los atrasos fueron atribuidos por el Ministerio de Defensa a la falla del sistema de radares en Brasilia y a las lluvias que castigaron San Pablo esta semana. La crisis coincidió con protestas de los controladores de vuelo por sus malas condiciones de trabajo, por el déficit de profesionales para atender la alta demanda y por su vinculación directa a la Fuerza Aérea.

Esta crisis, similar a una que se vivió en octubre pasado luego de la tragedia de un boeing de Gol, encendió aún más los ánimos en el Congreso, donde parlamentarios de la oposición intentan desde hace semanas crear una comisión especial que investigue el «apagón aéreo» y la responsabilidad del gobierno. Por este motivo, la oposición pidió la renuncia de Waldir Pires, ministro de Defensa.

En Argentina se vive un panorama similar. Un rayo inutilizó el radar principal del aeropuerto de Ezeiza y se inició una escalada de protestas y temores sobre la situación de la seguridad aérea. El gobierno -que recientemente pasó el control aeroportuario de la órbita militar a la civil- aseguró que los pasajeros y trabajadores tienen «todas las garantías» para viajar; esto contradice al gremio de controladores que asegura que volar en estas condiciones es peligroso.

Aun así, el gobierno anunció la compra de 15 nuevos radares y el alquiler de otros dos. Cuatro empresas extranjeras presentaron ayer ofertas en la licitación internacional para la adquisición de cuatro radares de tres dimensiones (3-D), convocada por el Ministerio de Defensa.

El 84% de los movimientos del aeropuerto de Carrasco, en Uruguay, tienen como origen o destino Argentina y Brasil.