Lula y Fernández ‘profundizarán’ el Mercosur de manera bilateral

Lula llegó ayer a Buenos Aires, donde fue recibido por el canciller argentino, Jorge Taiana. Anoche estaba prevista una cena en la embajada brasileña a la que asistieron la presidenta Cristina Fernández, junto a su marido y antecesor, Néstor Kirchner.

La visita ha sido calificada de «inédita» por los gobiernos de ambos países, ya que Lula llegó acompañado por 264 empresarios brasileños; entre ellos responsables de las poderosas Petrobras, Embraer, Ford Motor Brasil y el titular de la Fedeación de Industriales de San Pablo, Paulo Skaf. Hoy ambos mandatarios inaugurarán el Seminario «Argentina-Brasil: una alianza productiva clave», en la que también participarán empresarios locales.

La cancillería argentina dijo en un comunicado que el objetivo es avanzar en acuerdos de cooperación sectorial, como una estrategia orientada a favorecer la integración productiva.

mercosur. El diario Estado de San Pablo informó ayer que el gobierno brasileño apuesta a «profundizar el Mercosur» y las inversiones productivas en Argentina. «Esto no es el relanzamiento del Mercosur, porque el mercosur siempre existió y está en buena situación», matizó el canciller de Brasil, Celso Amorim. Sin embargo, el encuentro es puramente bilateral, sin que participen los socios menores del bloque, Paraguay y Uruguay.

Esta reunión se enmarca en lo resuelto en noviembre pasado entre Lula y la entonces presidenta electa argentina. En una reunión en Planalto, ambos dirigentes resolvieron formar una comisión bilateral que se reúna dos veces al año, una en cada país, sin que participen los socios menores. En esa ocasión, se habló de «fortalecer el Mercosur» y darle metas «concretas» y «cuantificadas» a los procesos de integración, aunque de manera bilateral.

Quien sí viajará hoy a Buenos Aires es el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Este país está actualmente en trámites de ingreso al Mercosur.

Fernández califica de «estratégica» la alianza de Argentina con Brasil, e indica que Venezuela (y también Bolivia) es fundamental para cerrar la «ecuación energética» del Mercosur. Sin embargo, no está claro si los presidentes harán una reunión trilateral (ver aparte).

doha. La reunión, que estaba pactada de antemano, ocurre tras un reciente roce entre ambos países en negociaciones por la Ronda de Doha, culminadas sin llegar a éxito alguno la semana pasada en Ginebra.

En esa ocasión, los dos grandes socios del Mercosur se colocaron en veredas opuestas. Brasil acompañó la posición de las grandes potencias, Estados Unidos y la Unión Europea, sobre la necesidad de recortar las barreras arancelarias. Por su lado, Argentina y otros países en desarrollo rechazaron este requerimiento «por temor a una apertura excesiva» del intercambio global, y porque no obtuvieron de EE.UU. y la UE «suficientes garantías en la eliminación de subsidios agrícolas», según consignó BBC Mundo.

Aunque el gobierno de Brasil considera que se trata de una situación superada que en nada afecta la relación bilateral, diplomáticos argentinos admitieron que el tema causó tensión y que faltó trabajo para consensuar en un tema sensible que afectaba a la unión aduanera. Según Alfredo Chiaradía, secretario de Relaciones Internacionales de la cancillería argentina, el Mercosur «debería tener una sola voz» en la Organi- zación Mundial de Comercio (OMC).