Lula y Rodríguez Zapatero firmaron alianza estratégica

En un emotivo discurso improvisado tras sostener una reunión con Lula, en el que aseguró que «hoy España y Brasil están más cerca que nunca», el jefe del gobierno ibérico se comprometió a trabajar por la pronta conclusión de un acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y el Mercado Común del Sur.

Zapatero, quien cumple una visita oficial de dos días a Brasil, afirmó además que «España será la puerta segura de entrada a Europa de los procesos de integración latinoamericanos».

Se comprometió también a incentivar las inversiones españolas en Brasil, con foco en las pequeñas y medianas industrias.

Madrid es el segundo inversor en el gigante sudamericano, con unos 27.000 millones de dólares colocados en los últimos años.

Lula señaló que aún había muchas oportunidades para aprovechar el buen momento económico de su país.

Zapatero reconoció que los empresarios españoles instalados en Brasil están «contentos» y que «hay más empresas españolas que quieren invertir en Brasil».

INTIMIDAD. El gobernante español, quien durante todo su discurso se dirigió a Lula tratándolo de «tú», dijo que el ex líder sindical «marcó una etapa histórica» con su iniciativa internacional contra el hambre y la pobreza, que en setiembre pasado reunió una cumbre en Nueva York.

La «Declaración de Brasilia» —suscrita por ambos mandatarios— reafirma el compromiso de cooperar en operaciones de paz internacionales, como en la que participan actualmente en Haití, buscando la «estabilización y reconstrucción» de la isla.

También reitera el compromiso de combatir el terrorismo y el narcotráfico.

En la campaña contra el hambre y la pobreza, Lula y Zapatero coincidieron en buscar «resultados concretos» para ser presentados en setiembre próximo en Nueva York, cuando se evaluará los avances sociales fijados por la Declaración del Milenio. Funcionarios de ambos países suscribieron otros acuerdos, en materia de turismo, educación y medio ambiente.

«Brasil ha ganado ya el futuro», dijo Zapatero al concluir su alocución.