Manifestaciones llegan a los shoppings.

Los sindicalistas de esta rama del PIT-CNT preparan una multitudinaria manifestación con paro para ese día, en la que planean convocar a gran parte de los 200 mil trabajadores del sector.

Empleados de los shoppings, de seguridad, vigilancia, supergas, y supermercados, entre otros, serán convocados a protestar frente a los compradores y reclamarán aumentos salariales.

«La actividad comercial tiene una explosión de venta importantísima. Lo vivido en los centros comerciales el pasado fin de semana es muestra clara de los niveles de venta que existe. Desde autos 0 kilómetro hasta ropa de hombres y mujeres, y electrodomésticos. No se puede pensar que en un momento de expansión como hace mucho no se daba, se pretenda que los trabajadores no sean parte del los beneficios del crecimiento», dijo a El Observador el dirigente del PIT-CNT, Milton Castellano.

Los empleados se oponen al pedido de la Cámara de Comercio de prorrogar por seis meses el convenio que vence el 31 de diciembre. La asociación empresarial indicó que está dispuesta a dar un aumento de sueldo a los trabajadores a partir del 1º de enero en las condiciones que establece el convenio actual (a esa altura ya vencido), informaron el martes a El Observador fuentes de esa gremial.

Pero los sindicalistas no se conformarán con ese incremento ya que es menor a lo que consideran que deben recibir. «Se busca extender los convenios con el criterio de lo que se firmó en la última ronda, y dar un ajuste salarial de 5%, y ese no es el camino. El último convenio fue hecho en un país de hace dos años, que no es el mismo que hoy», dijo el dirigente. Agregó que «si creen que con un aumento del 5% en un momento de expansión van a resolver los problemas, están muy equivocados». Castellano aseguró que sectores del comercio como los supermercados, tienen salarios sumergidos. «Un reponedor de un supermercado gana unos $ 5.000, un trabajador de limpieza o seguridad puede llegar a $ 8.000. Es necesario ir rápido a una negociación», concluyó.

La Cámara de Comercio había indicado que prefería dilatar la negociación para hacerlo «en forma más distendida».