Más alumnos de Secundaria precisan atención psicológica.

En lo que va del año lectivo (marzo-abril) 2009 se produjeron en los liceos distintos episodios de violencia considerados “de importancia” por el Consejo de Educación Secundaria (CES).
Estos casos fueron por peleas a golpes de puño y ataques con armas no convencionales (trinchetas y compases, por ejemplo). De estos casos resultaron dos lesionados de consideración.

En comparación con cifras de 2008, se produjo un incremento en la atención por problemas psicológicos o psicoemocionales a alumnos. Veinte jóvenes fueron objeto de este seguimiento en los dos primeros meses de clase, frente a los 50 alumnos derivados en todo 2008 al Departamento del Alumno. Cuatro de estos últimos representaban casos serios y eran potencialmente peligrosos para la convivencia en una institución educativa.

Pero la inspectora general docente, Adela Pereira, le bajó el perfil a la situación. “Tratamiento del tema en sus justos términos”, reclamó. La funcionaria dijo que Secundaria tiene un universo de 225 mil alumnos, 16 mil docentes y 2.500 funcionarios no docentes. “Lo que predomina es la armonía. Los casos de violencia son aislados”, explicó.

Pereira también aclaró que estas cifras no representan la totalidad, ya que son solo las que se pueden contar por las denuncias que los liceos elevaron al consejo. “Los casos son muchos más”, explicó una fuente de Secundaria.

El caso de violencia más reciente fue el del Liceo 19, donde se les encontraron armas a tres alumnos. “Muchas veces se puede dar que el porte de armas se dé por razones psicológicas. Por ejemplo, un alumno fue amenazado o le pegaron, y al otro día lleva un cuchillo”, señaló la inspectora.

la vigilancia. Secundaria, en coordinación con el Ministerio del Interior, implementó desde 2008 un sistema de policías profesionales (abogados y psicólogos en algunos casos) que trabajan en el ambiente de los liceos más conflictivos. El número actual fluctúa en torno a los 25 agentes, que cumplen una tarea de “hilado fino” y hacen recomendaciones a actores tan diversos como la IMM y las empresas de transporte.

La inspectora Hilda Surraco recordó algunas soluciones provisorias que se deben cambiar. Por ejemplo, en el Liceo 19 de la Unión, donde en marzo se incautaron armas con filo, se colocó una reja perimetral a pedido de padres y estudiantes. Hasta allí, todo bien.

“Pero no se tuvo en cuenta el físico de los adolescentes. Los chicos traspasan la reja como si nada”, reconoció Surraco. “Fue una acción momentánea que debemos mejorar”, dijo una fuente de la secretaría del CES.

Por su parte, Alex Mazzei, presidenta del CES, explicó que el Consejo ha venido desarrollando acciones y planes para intentar contener a los alumnos que protagonizan hechos violentos en los liceos. “Desde 2006 que venimos instrumentando proyectos como Aulas Comunitarias, Plan de Integración y Universalización, la elección de profesores referentes, más el apoyo psicológico a alumnos y familiares”, afirmó la jerarca. Además, dijo que los tres alumnos del Liceo 19 no fueron expulsados del sistema, sino reubicados en otro centro. “Tenemos que pensar en nuevos dispositivos para sancionar”, sostuvo.

linux. Mazzei anunció ayer en rueda de prensa que habrá novedades en el soporte informático de los liceos de la capital y la zona metropolitana. “Estamos haciendo un recambio tecnológico en todo Montevideo. Las computadoras tendrán el software libre de Linux”, adelantó Mazzei. “Estamos intentando achicar el déficit que tenemos a nivel comunicativo”, agregó.