McCain buscó seducir a los votantes latinos.

El candidato republicano John McCain buscó desde México seducir a los votantes latinos de Estados Unidos con un recorrido por la basílica de Guadalupe, durante una breve visita en la que respaldó al presidente Felipe Calderón en su lucha contra el narcotráfico.
“McCain reconoció el liderazgo que el presidente Calderón ha mantenido desde el inicio de su administración en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico y expresó su apoyo a la cooperación estadounidense, incluyendo esfuerzos como la Iniciativa Mérida, para atender estos desafíos”, señaló la Presidencia mexicana al término de una reunión entre ambos.

Contra el narcotráfico. El gobierno mexicano ha desplegado a 36.000 militares en varios estados del país para combatir el narcotráfico, en una guerra que ha dejado más de 1.500 muertos en el transcurso de 2008.

Pero las autoridades mexicanas también reclaman “corresponsabilidad” en la lucha contra el tráfico de drogas, dado que un 80% de las armas que usan los cárteles provienen de Estados Unidos, donde a la vez está el mayor mercado de consumo de cocaína del mundo.

En busca del voto latino. McCain inició muy temprano ayer su visita a México con un recorrido por la basílica católica de la Virgen de Guadalupe, venerada por millones de mexicanos y por la mayoría de los que viven en Estados Unidos. “Esta es una importante demostración de que McCain tiene un conocimiento y un respeto para los católicos, no sólo en Estados Unidos, sino también para la importante comunidad en México”, dijo su vocero Stucker Bounts durante el recorrido por la basílica.

McCain debe descontar la amplia ventaja que tiene su contrincante demócrata Barack Obama entre el electorado estadounidense de origen latinoamericano, y para eso busca señales claras como esta visita al templo de mayor devoción para los mexicanos.

Obama cuenta con el apoyo de 59% de los hispanos registrados, frente a 29% para McCain, de cara a las elecciones de noviembre, según una encuesta del instituto Gallup publicada el miércoles en Estados Unidos.

En la reunión con McCain, Calderón se esforzó por mostrarse equidistante respecto a la puja electoral estadounidense. El gobierno de México “es respetuoso de las decisiones del pueblo estadounidense y de sus procesos internos” y por ello se mantendrá “atento al desarrollo del proceso electoral en Estados Unidos, así como a las propuestas y acciones de cada uno de los candidatos”, le dijo Calderón a McCain, según un comunicado de la Presidencia.

México busca un compromiso mayor del próximo presidente estadounidense, sea Obama o McCain, sobre el espinoso tema de la inmigración, evitando que se convierta sólo en un asunto de campaña electoral. De los 12 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, la mitad son indocumentados, mientras decenas de miles cada año intentan cruzar la frontera, donde el gobierno estadounidense construye un muro de 1.200 km cuestionado por gobiernos y ONGs.

En el encuentro con Calderón, McCain reiteró su apoyo al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (México, EEUU y Canadá), diferenciándose de su rival Obama, quien durante las recientes primarias demócratas puso en duda el acuerdo vigente desde 1994.

El republicano terminó en México una gira de tres días por la región, que también lo llevó a Colombia.

El viaje de McCain fue pensado como una oportunidad para promover el libre comercio en el hemisferio. (AFP y AP)