Médicos del Clínicas piden renuncia de la directora

Los médicos del hospital de Clínicas pidieron ayer la renuncia de la directora, Graciela Ubach, manifestaron solidaridad con los dos colegas procesados por la muerte de Maykol Cardozo y decidieron continuar el paro hasta hoy, cuando volverán a analizar el asunto en una asamblea.
Más tarde el Consejo de la Facultad de Medicina emitió una declaración en la que expresa su confianza en la Justicia y su solidaridad con la actuación de todo el cuerpo médico. Según dijeron a El Observador fuentes de la Facultad el pronunciamiento busca “combatir la sensación de desamparo que se siente entre los médicos, no sólo en el Clínicas”.

Los profesionales del hospital universitario decidieron poner sus cargos a disposición y continuar el paro iniciado en la víspera en el edificio de avenida Italia.

Los médicos atribuyeron el episodio que culminó en la muerte del joven el 8 de noviembre de 2003 a las malas condiciones en las que se trabaja en el hospital. Las decisiones se adoptaron en una multitudinaria asamblea que empezó de mañana en el Clínicas y terminó de tarde en el Instituto de Higiene.

Algunos participantes señalaron que en la emergencia faltan “gasas y guantes” y otros expresaron que, en su opinión, Ubach buscó “salvar su pellejo” mientras que los médicos que trataron a Maykol están procesados.

Todos los oradores insistieron en afirmar que si ellos hubieran tenido que atender a Maykol, hubieran procedido igual que los dos médicos procesados con prisión. Un asambleísta admitió que hay oportunidades en las que ni se lee completa la historia clínica que se firma debido al gran volumen de pacientes que esperan ser atendidos.

La asamblea de médicos residentes comenzó a las 10 en el piso 8 del Hospital del Clínicas pero se trasladó a un anfiteatro en el Instituto de Higiene debido a la cantidad de personas que acudieron a la cita.

Al mediodía la discusión llegó al clímax. El anfiteatro estaba colmado de profesionales ataviados con sus uniformes blancos o verdes –aunque también los había vestidos de particular–. Sus celulares sonaban sin parar.


Críticas a Ubach. El respaldo a los médicos procesados fue una constante en las intervenciones. En la reunión se dijo que durante el ejercicio de la profesión a veces fallecen personas y que eso debe ser transmitido.

A la vez los profesionales insistieron en considerar que el médico residente (integrante del staff rentado del hospital) y la médica grado 2 encarcelados recibieron poco apoyo de las autoridades del Clínicas. “Hay muchas razones por las que debe renunciar Ubach”, dijo uno de los oradores. Otro consideró que también deberían dimitir “todos los que están atornillados a sus cargos”.

Los médicos se plantearon apoyar desde el punto de vista económico a sus colegas sancionados por la Justicia.

También machacaron una y otra vez sobre las malas condiciones en las que se trabaja en el hospital.

“El sistema es una mierda”, dijo una de las oradoras. Sin embargo, otro hizo autocrítica y señaló que por acción u omisión los que se desempañan en el hospital también son responsables de que la emergencia del Clínicas, donde se atienden muchas personas que no cuentan con recursos para pagar un servicio privado.

Por otro lado arremetieron contra el informe médico del Instituto Técnico Forense (ITF) que usó el juez para decidir los procesamientos, fue otro de los temas de debate.

La discusión también se centró en la incertidumbre en la que están por no tener claro cuáles son los alcances de los términos legales que se manejan. Por este motivo aceptaron el asesoramiento legal de l abogado Víctor Della Valle, quien se ofreció a apoyarlos por ser familiar de uno de los profesionales del Clínicas.

La asamblea se extendió hasta entrada la tarde. El debate fue intenso, pero sobre la hora 16 quedaban pocos para analizar el asunto. Los participantes decidieron realizar un cuarto intermedio, pero quedaron muchos puntos por definir. Una asistente planteo adoptar medidas y otro propuso una manifestación masiva de médicos para el mediodía de hoy.

En su declaración los médicos del Clínicas se manifestaron convencidos de la “inocencia” de sus colegas y que la misma será demostrada. Cuestionaron los motivos que llevaron al juez a declarar la alarma pública que determinó la medida de prisión.