Medidas argentinas traban exportaciones de Uruguay.

Las medidas proteccionistas que comenzó a adoptar Argentina a fines del año pasado causan graves problemas a los exportadores uruguayos al punto de comprometer la producción de todo el año de algunas empresas.
La secretaria ejecutiva de la Unión de Exportadores, Teresa Aishemberg, aseguró a El Observador que tres de las empresas más afectadas son: la curtiembre Branáa, la textil Welcolam y la fábrica de plásticos Laja. Esas son tres de las compañías más importantes del país en su rubro y tienen los mayores volúmenes de exportación.

“La demora en los permisos de importación genera un problema importantísimo porque afecta toda la producción que exportan a Argentina, que es toda la producción de un año”, advirtió Aishemberg.

En el gobierno existe también gran preocupación y desde la Cancillería ya se ordenó a la Embajada en Buenos Aires seguir de cerca las autorizaciones de importación que otorga Argentina para controlar que no se excedan en el plazo legal autorizado.

Desde octubre 2008, tras el estallido de la crisis económica mundial, el gobierno de la presidenta Cristina Fernández adoptó medidas que traban las compras al exterior. Así se comenzó a exigir Licencias de Importación no Automáticas que pueden demorar hasta 60 días en ser entregadas a los empresarios que la solicitan.

En principio eso afectó principalmente a exportadores de Brasil y China, pero en enero y febrero de este año el gobierno argentino amplió la lista de productos a los que exige esas licencias, perjudicando a numerosas empresas uruguayas que venden prácticamente toda su producción al vecino país.

Alerta. El embajador uruguayo en Buenos Aires, Francisco Bustillo, está en contacto permanente con autoridades del Ministerio de Industria de Argentina controlando, día a día, que los permisos se expidan dentro de los plazos.

Sin embargo fuentes del Poder Ejecutivo confiaron ayer a El Observador que muchas licencias de importación no automáticas se entregaron ya fuera de plazo, más allá de los 60 días. Por eso el gobierno uruguayo reclamó ante la Comisión de Comercio del Mercosur que Buenos Aires cumpla con los plazos establecidos.

El proteccionismo de Argentina fue además tema de conversación el lunes pasado entre los presidentes Tabaré Vázquez y Lula Da Silva, en Brasilia.

Las fuentes del gobierno consultadas aseguran que el objetivo de plantear el tema, fue crear un frente común contra las medidas proteccionistas que adoptó Argentina.

Vázquez y Lula se expresaron claramente contra ese mecanismo y advirtieron, en una declaración conjunta, que para enfrentar la crisis lo mejor es consolidar y ampliar el comercio, sobre todo en la región, y no encerrarse.

Una fuente de la Cancillería aseguró que tras las gestiones del embajador Bustillo, el gobierno argentino se comprometió a cumplir con los plazos y a corregir los problemas ya ocasionados.

Pero el daño está hecho, advierten desde la Unión de Exportadores del Uruguay.

Tanto el Mercosur como la Organización Mundial de Comercio (OMC) permiten a los países miembros exigir ese tipo de licencias no automáticas, aunque controlan el cumplimiento de los plazos.

Sin embargo, Uruguay y Brasil coinciden en que medidas como esas van “a contra pelo» del objetivo principal del Mercosur, que es consolidar el mercado ampliado entre los Estados socios.

La Cancillería, el embajador uruguayo en Buenos Aires y el representante permanente del gobierno ante las Naciones Unidas, José Luis Cancela, están en contacto para revisar día a día la estrategia a seguir ante este problema calificado por Uruguay como “grave”.

caída libre. Las exportaciones uruguayas cayeron en febrero pasado 20,2% en comparación al mismo mes de 2008, según cifras difundidas la semana pasada por el Instituto Uruguay XXI.

Acumularon así cuatro meses consecutivos de descensos, lo que refleja el impacto de la crisis económica en la demanda de bienes.

En febrero las exportaciones totalizaron U$S 392 millones, lo que significa U$S 99.35 millones menos que en febrero de 2008.

Siete de los ocho principales rubros de exportación registraron descensos en sus colocaciones, mientras que entre los principales destinos, solo Venezuela aumentó la compra de bienes uruguayos.