Menem volvió a pisar el suelo de su provincia natal

El ex presidente de Argentina Carlos Menem retornó ayer a su país, tras un auto-exilio en Chile de casi un año motivado por investigaciones judiciales en su contra por presunta corrupción, dispuesto a liderar la oposición al gobierno de Néstor Kirchner.
El ex gobernante, de 74 años, llegó a las 19.30 hora local al aeropuerto de la ciudad de La Rioja, donde fue recibido con aplausos y vítores por centenares de sus partidarios.

El operativo de seguridad dispuesto en la estación aérea fue desbordado por los simpatizantes menemistas, quienes invadieron la pista de aterrizaje y rodearon una camioneta todo terreno, con una bandera argentina sobre el capó, que utilizó el ex presidente para abandonar el lugar.

Menem, quien lucía una camisa azul oscura sin corbata, pantalón del mismo color y un saco beige, se encaramó sobre la caja del vehículo para saludar sonriente a sus partidarios con los brazos en alto.

El ex mandatario se trasladó desde Santiago de Chile en un Lear Jet privado, que hizo el trayecto en unos 70 minutos, en compañía de su hermano, el senador Eduardo Menem; uno de sus sobrinos, el diputado Adrián Menem; el brigadier retirado y amigo personal Andrés Antonietti y el ex alcalde del municipio bonaerense de Escobar, Luis Patti.

Menem fue seguido desde el aeropuerto riojano por una caravana de automóviles –engalanados con banderas argentinas y pancartas alusivas a su regreso– hasta la sede regional del Partido Justicialista (PJ, peronista), donde esta noche se celebraba un acto por su llegada.

El ex mandatario tiene previsto trasladarse luego hasta la pequeña localidad riojana de Anillaco, donde nació el 2 de julio de 1930, para pasar la fiesta de Navidad.

Su esposa, la ex Miss Universo chilena Cecilia Bolocco, y el hijo de ambos, Máximo Saúl, se le unirán mañana en Anillaco. La familia Menem retornará a Chile para recibir allí el nuevo año.

Menem anticipó desde Chile su intención de liderar un conglomerado de partidos opositores al gobierno que preside Kirchner, de participar en las internas del peronismo y postular para las elecciones presidenciales de 2007.

La llegada de Menem directamente a La Rioja, provincia que gobernó en tres ocasiones, pretende asegurar al ex mandatario un entorno de bienvenida que difícilmente obtenga en Buenos Aires, donde tiene previsto acudir el lunes para comparecer ante la Justicia.

La Rioja, de apenas unos 200.000 habitantes, “es hoy el único lugar en que Menem puede ganar una elección”, sostuvo el consultor Ricardo Rouvier.

“No esperen de mí ningún tipo de deslealtad”, preconizó desde Chile un Menem exultante, resuelto a ocupar el espacio vacío que dejó una oposición desperdigada que no logra aglutinarse para controvertir al gobierno de Néstor Kirchner.

Menem exhibe una raída popularidad, consecuencia de las causas por supuestos hechos de corrupción que le sigue la Justicia y lastre de una década de gobierno de férrea política neoliberal que condujo al país a la peor crisis económica de su historia.

Distintos sondeos coinciden en otorgar al ex mandatario, de 74 años, una imagen negativa superior al 85%, en tanto el experto Enrique Zuleta Puceiro, vaticinó que la vuelta de Menem tendrá “incidencia cero” en la opinión pública. La llegada a La Rioja fue seguida discretamente por los medios argentinos.

Resuelto a entronizarse en el centro del escenario político, Menem anunció que vuelve a Argentina con el objetivo de “trabajar en un frente de oposición para que la democracia sea plena”. (Agencias)