Menos devolución de impuestos desatará una pelea por precios

Los intentos de las principales gremiales exportadoras por lograr que Economía cediera a su disposición inicial de rebajar sustancialmente la tasa no dieron resultados. Mientras algunos sectores afirman que la «seguirán peleando» -los frigoríficos recurrieron el decreto- lo cierto es que los presupuestos de las empresas incluyen la reducción de lo que recibían del Estado por el pago de impuestos indirectos. La Unión de Exportadores concurrirá esta semana o la próxima al Parlamento para expresar a los legisladores su preocupación por el nuevo régimen de devolución de impuestos.

Un decreto del gobierno aplicó una tasa plana de 2% -a excepción de la carne donde la caída es de 5,5% a 2,5%- y anunció que lo que se «ahorrará» por el ajuste se utilizará para financiar medidas del proyecto de país productivo.

En principio, los altos precios internacionales que están recibiendo los productos primarios y agroindustriales podrían disimular el impacto que tendrá la rebaja sobre los exportadores, aunque todos los sectores consultados por El País relativizan esa idea.

La industria frigorífica fue la que más ruido generó en la negociación para impedir la reducción en la tasa de devolución. Presentó estudios donde se considera que la tasa debería estar levemente por encima de la que regía hasta ayer.

La caída en la tasa se da en un momento crucial para esta y otras industrias. Desde julio comenzaron a pagar aportes patronales y los correspondientes a la atención de la salud. Al sector frigorífico la entrada en vigencia del nuevo régimen lo encuentra en una poszafra muy intensa con escasa oferta de haciendas y con una suba de precios que han llevado a la faena a caídas récord durante setiembre. En la semana que terminó el 22 se dio la faena más baja desde agosto de 2003. Es por eso que los industriales esperan que exista una «caída significativa» en los precios del ganado que pagan al productor.

El viernes -a condición de reservar su nombre «porque si no me matan»- un industrial dijo que la baja debería ser de entre U$S 0,20 y U$S 0,30. «Hoy no podemos pagar los precios y eso hace que se faene muy poco. Con la baja de 3% en la tasa es imposible pagarlos», dijo el directivo de una gremial frigorífica. «Los productores al tener más oferta van a tener que bajar», apuntó.

Hoy el novillo especial en segunda balanza vale entre U$S 2,3 y U$S 2,35. La posibilidad de trasladar el menor ingreso por devolución al mercado interno es acotado y como los precios internacionales se mantienen «en buenos niveles pero estables» tampoco esta la opción de absorberlo por ese lado.

LÁCTEOS. En el sector lácteo la tasa baja será de 4,25% a 2% lo que «ya está incluido en los presupuestos 2007 y 2008 de las empresas», dijeron a El País fuentes de la industria.

El lácteo es un mercado donde los precios de exportación de casi todos los productos -la estrella fue la leche en polvo- han subido permitiendo a las industrias mejorar sus precios a los productores. Aunque se mantendrán buenos valores, la reducción de la tasa de la devolución «se hará sentir en el precio al productor», descontó el directivo de una empresa.

En la industria de tops de lana es donde los pronósticos sobre el impacto del nuevo régimen son más agoreros. Consideran que la caída los hará perder capacidad para comprar materia prima y que por ello se consolidará el aumento de las ventas de lana sucia especialmente a China. Para los topistas la caída es de 4,25% a 2%.

Las exportaciones de lana sucia no tienen devolución pero en los últimos años pasaron de ser el 10% de la zafra a un tercio. En una de las cinco empresas del ramo dijeron a El País que es probable que se deba enviar personal al seguro de paro o aplicar despidos.