Mensaje atribuido a Bin Laden ofreció tregua a países europeos

En Irak fueron liberados los tres rehenes japoneses secuestrados la semana pasada; en Bagdad fue asesinado a balazos un alto diplomático iraní


BAGDAD | ANSA y AP

Un hombre que se identificó como Osama bin Laden ofreció una tregua a los países europeos que comenzaría cuando éstos retiren sus fuerzas de las naciones islámicas, según una grabación transmitida ayer jueves por canales de televisión árabes.

El mensaje atribuido a Bin Laden dejó en claro que ninguna tregua será establecida con Estados Unidos y amenazó a Israel con vengar la muerte del líder de Hamas, Ahmed Yassin.

Alemania, España, Francia, Gran Bretaña, e Italia rechazaron de inmediato lo que pareció ser un intento de separar a Europa de Estados Unidos.

El entrante ministro de Relaciones Exteriores de España, Miguel Angel Moratinos, manifestó que España «no tiene que escuchar ni responder» a la cinta.

También el canciller de Italia, Franco Frattini, dijo desde Roma que «es impensable que podamos iniciar una negociación con Bin Laden».

Un rehén italiano fue ejecutado de un balazo por sus captores el miércoles. Otros tres permanecen cautivos en Irak.

El mensaje también dijo que los ataques del 11 de marzo en Madrid fueron por venganza, aunque no expresó de manera directa que Al-Qaeda fuera responsable por esos atentados.

En Washington, la CIA, luego de analizar la cinta, dijo que la voz en la grabación parecía ser la de Bin Laden.

Las agencias de inteligencia europeas también estudiaban la grabación.

«Anuncio una tregua con las naciones europeas que no ataquen a los países musulmanes», dijo el mensaje grabado, transmitido junto a una vieja imagen estática de bin Laden.

EN IRAK. La grabación, que se extendió durante más de siete minutos, fue difundida en momentos que las fuerzas de la ocupación lideradas por Estados Unidos enfrentan una resistencia violenta en Irak.

Tres rehenes japoneses —dos hombres y una mujer secuestrados la semana pasada— fueron liberados ayer en Bagdad.

La televisión Al Yazira difundió imágenes que los mostraban cansados pero sanos y salvos.

Los tres parecían ilesos y Nahoko Takato, una empleada de 34 años de una entidad humanitaria que trabaja con los niños callejeros de Irak, sollozaba cubriéndose el rostro con sus manos.

El presidente de la Asociación de los ulema de Bagdad, donde se encuentran los tres nipones, aseguró que los religiosos no fueron mediadores en el caso y que solamente lanzaron pedido por su libertad.

Los tres liberados —agregó la misma fuente— golpearon la puerta de la asociación religiosa musulmana, que los recibió.

Mientras tanto, continúa siendo incierta la suerte de los tres rehenes italianos en manos del grupo Brigadas Verdes de Mahoma, que amenazó con matarlos como ya hicieron el miércoles con Fabrizio Quattrocchi, de 35 años de edad.

COMBATES. Por otra parte, militantes sunnitas continuaban combatiendo contra marines estadounidenses en Faluya, 50 kilómetros al oeste de Bagdad, donde rige una incierta tregua desde el lunes pasado.

En Bagdad, un diplomático iraní fue asesinado por varios atacantes que le dispararon en la cabeza mientras se encontraba en su automóvil cerca de la embajada iraní.

Khalil Naimi, el primer secretario de la embajada iraní, murió al instante, dijo en Teherán el funcionario de la cancillería Mohammad Nouri.

El capó del vehículo de Naimi estaba cosido a balazos, al igual que el parabrisas.

No quedó en claro si el homicidio está relacionado con la visita realizada a Irak por un enviado gubernamental iraní que intenta mediar entre Estados Unidos y el clérigo integrista chiíta Muqtada al-Sadr.

Al-Sadr resiste con unos 300 hombres de su milicia en el bastión chiíta de Nayaf, mientras en las afueras de la ciudad se hallan apostados 2.500 soldados estadounidenses aguardando la orden de atacar para capturar «vivo o muerto» al líder radical.