Mercado ve a Astori como ‘garantía’ tras dejar el FMI

Los mercados y analistas de inversión recibieron ayer con confianza y sin sobresaltos la decisión del gobierno uruguayo de cancelar “en días” toda la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por US$ 1.079,4 millones y, sobre todo, la de dejar sin efecto el acuerdo stand-by que originalmente culminaba en junio de 2008. Algunos operadores de mercado señalaron que la presencia del ministro de Economía, Danilo Astori, es “fundamental” para garantizar que el país continuará por la senda de la responsabilidad fiscal.
Desde el equipo económico se evaluó que la decisión conlleva “asumir responsabilidades” en mantener la disciplina fiscal –pese a que no exista compromiso con el FMI– y sortear los reclamos que vendrán en la próxima Rendición de Cuentas de parte de varios sectores del oficialismo. “El ministro se tiene confianza” para lograrlo, dijeron a El Observador fuentes oficiales.

Este año, el superávit fiscal primario (antes del pago de intereses de la deuda) llegará a 3,7% del PBI acordado con el organismo, dijeron las fuentes.

Para 2007, el compromiso con el FMI de superávit fiscal primario, era de 4% del PBI, aunque es posible que la meta se flexibilice, acotaron las fuentes.

Según publicó ayer el diario El País, en el gobierno se está pensando en invertir en el área de infraestructura y energía para despejar las incertidumbres en la generación eléctrica y no tener que afrontar mayores costos como ocurrió este año.

La relación con el FMI seguirá con revisiones semestrales según el artículo 4°, que son obligatorias para todos los miembros del organismo. Además la oficina que el Fondo tiene en el Banco Central seguirá funcionando, al igual que continuará brindando asistencia técnica, dijeron a El Observador fuentes del FMI.

Por otra parte, el mercado no sintió la cancelación de la deuda y el programa con el FMI. El riesgo país (que mide la diferencia de rendimiento de los bonos uruguayos respecto a los de EEUU), bajó ayer un punto según la medición de República AFAP y cerró en 211 puntos básicos. En tanto, la medición de la Bolsa Electrónica de Valores finalizó igual que el miércoles, en 213 puntos básicos.

En tanto, los bonos globales de referencia (como el 2011, 2015, 2022 y 2036) apenas bajaron, ya que el que más descendió lo hizo en 0,08%, mientras que el 2011 subió 0,01%.

Los analistas muestran diferentes visiones pero confían en que se mantendrá la política macroeconómica.

Pablo Goldberg, analista para Uruguay del banco de inversiones Merrill Lynch, dijo a El Observador que el mercado recibió el anuncio “sin ningún tipo de problema”, ya que se confía en que se harán las reformas y se mantendrá el nivel de superávit fiscal.

“Por la presencia de Astori no se genera un gran impacto. Es importante la garantía que ofrece Astori de responsabilidad fiscal que entraría en cuestión si él no estuviera”, agregó.

Por su parte, Rafael de la Fuente, economista senior para Latinoamérica del BNP Paribas en Nueva York, dijo a la agencia Bloomberg que el gobierno “envía un mensaje de independencia que es saludable. La mayoría de los países que pueden poner fin a sus relaciones con el FMI lo están haciendo”.

Para De la Fuente, “Uruguay tiene un buen acceso a los mercados de crédito” y eso le da “un margen bastante amplio para tomar esas decisiones”.

En tanto, el analista del banco de inversión Goldman Sachs, Pablo Morra, emitió un reporte donde señala que “la cancelación de la deuda y la culminación del programa con el FMI es positiva solo si eso no lleva a modificar la política fiscal (en particular relajarla). Esa será la principal medida que hay que mirar hacia adelante”.

Desde el gobierno no se ven mayores inconvenientes, ya que en el contexto macro internacional y el interno “no hay dificultades”. “No vemos nubarrones en el horizonte”, dijeron las fuentes. De hecho, el financiamiento para 2007 y parte de 2008 ya está asegurado con las emisiones de títulos que el país realizó, agregaron las fuentes.

Cuando tenga necesidades de financiamiento, el gobierno recurrirá a los mercados, donde hasta el momento la administración Vázquez emitió títulos por US$ 4.642 millones. Astori dijo ayer que se decidió cancelar ahora con el FMI porque “justo se tenía la plata” y era una medida ya decidida.