Mercados pierden fuerza por falta de convicción de inversores.

En la zona euro el índice de gestores de compra manufacturero de setiembre cayó a 45,9 puntos, el menor guarismo desde mediados de 2009 – Las exportaciones de Japón en agosto se redujeron 5,8% en su variación anualizada, afectadas por la apreciación del yen y menor demanda de China.

Luego de la euforia vivida durante la semana pasada ante los anuncios de la Reserva Federal (FED) de políticas monetarias expansivas adicionales, los mercados comenzaron a reflejar señales de debilitamiento y los inversores pasaron a fijarse nuevamente en el contexto macroeconómico.

La corrección a la baja en las valuaciones fue moderada pero se originó prácticamente a nivel general, según reflejaron los principales índices bursátiles a nivel global, mientras que resaltaron en particular la caída de precios en algunas materias primas -notoriamente en el caso del petróleo-, y en las divisas la depreciación del euro frente al dólar.

Más allá de que los anuncios de las autoridades monetarias estaban destinados a reapuntalar la confianza en la economía e indirectamente promover la inversión en activos de riesgos, los agentes de mercado se mostraron algo más escépticos frente a los eventuales resultados de las medidas en el contexto actual.

Dudas sobre políticas de la FED
Visto en perspectiva, el nuevo programa de compra de títulos (QE:3 en la jerga financiera) incluido dentro de los anuncios de la semana pasada, presenta algunas características particulares que generan algunas inquietudes con relación a la eventual efectividad de la medida.

En primer lugar, a diferencia de los programas anteriores destinados al mercado en general, el nuevo plan está dirigido específicamente al mercado inmobiliario, y parece pretender fundamentalmente presionar a la baja a las tasas de interés a largo plazo de forma de aliviar el peso del pago de la deuda del sector privado.

Concretamente, más que una medida de estímulo a la producción, parece tratarse de otra intervención poco ortodoxa sobre la curva de rendimientos para re-estimular al mercado financiero.

En segundo lugar, el monto del nuevo programa se situó en hasta US$ 40.000 millones por mes, cifra que en términos relativos por el momento luce menos significativa comparado con los programas lanzados anteriormente de QE:1 (2009) y QE:2 (2010) de alrededor de US$ 1.250 billones y US$ 600.000 millones, respectivamente.

En tercer lugar, cabe recordar que los problemas del mercado laboral -tasa de desempleo ronda en 8,2%- y los moderados niveles de crecimiento actual no son resultados de políticas monetarias restrictivas aplicadas recientemente sino, muy por el contrario, obedecen a aspectos estructurales adversos de la economía norteamericana, que se vienen arrastrando de administraciones anteriores -exceso de gasto público financiado con deuda, entre otros aspectos-.

En ese sentido, los beneficios para la economía real parecen a priori más difíciles de detectar, mientras que los riesgos de daño colateral permanecen latentes, incluida una mayor presión sobre la inflación, crecimientos desmedidos de valuaciones bursátiles y debilitamiento expreso del dólar frente a las principales divisas de referencia debido a la expansión monetaria.

Datos no convencen
En materia de datos económicos de la semana se destacaron:

Estados Unidos. Los indicadores de actividad manufacturera en setiembre continúan apuntando hacia cierta debilidad del sector, según reflejó la última lectura del índice Empire State con una reducción de 10,4 puntos frente a la caída de 5,9 puntos del mes previo.

Europa. El índice de actividad manufacturera compuesto de la zona euro se redujo nuevamente en setiembre pasando a 45,9 puntos, la menor marca desde mediados de 2009, y se mantiene en territorio de contracción por debajo de la marca de 50 puntos.

Japón. Las exportaciones en agosto cayeron 5,8% en su variación anualizada, afectadas por la apreciación del yen y la desaceleración de la economía global. En particular, fueron notorias las caídas en las ventas a China (-10%), que representa 20% del total de las exportaciones, y a la Unión Europea (-23%).

China. Si bien el índice de gestores de compra manufacturero de setiembre mostró una leve mejora a 47,8 puntos de 47,6 en agosto, los niveles de actividad se mantienen aún dentro de un rango muy debilitado y no estarían avalando por el momento una recuperación significativa con respecto al año pasado.

Fuente: PANORAMA FINANCIERO (SUPLEMENTO DEL OBSERVADOR) PANORAMA 25/09/2012 Página 3