Mercosur revisará tratado de inversiones a partir de acuerdos logrados por Uruguay

La decisión fue adoptada ayer por los ministros de Economía y presidentes de Bancos Centrales que se realizó ayer en Ouro Preto, en el marco de la Cumbre de Presidentes del Mercosur, que se realiza hoy, El Ministro de Economía y Finanzas, Isaac Alfie, calificó de «relevante» la decisión. Reveló que los representantes argentinos consideraron, «trascendente» para la región los acuerdos uruguayos, admitieron que los protocolos internos sobre inversiones, «están realmente anticuados y que les parecía bien revisarlos a la luz de lo que ha firmado Uruguay internacionalmente».

Alfie agregó que la decisión es trascendente porque, «dentro del bloque no existen las mismas seguridades o las mismas formas de resolver las diferencias que tenemos con otros países más lejanos».

Los ministros de Economía elevaron al Consejo del Mercosur la propuesta de consolidar dos grupos de trabajo en uno, de manera de eliminar en parte algo de burocracia.

HOY LA CUMBRE Los cancilleres del Mercosur concluyeron ayer en Belo Horizonte dos días de reuniones que, pese a los esfuerzos y declaraciones optimistas, estuvieron dominados por las disputas comerciales entre Brasil y Argentina y por conflictos planteados por las economías más chicas del bloque, Paraguay y Uruguay.

«El Mercosur se consolida internamente, y se abre y expande para el mundo», dijo el canciller brasileño, Celso Amorim, durante la conferencia de prensa final de las deliberaciones de la 27ma. reunión del Consejo del Mercosur. Sin embargo, temas centrales para el bloque, como la eliminación del doble cobro del Arancel Externo Común (AEC) o la creación de un fondo para compensar las asimetrías internas quedaron postergados o menos ambiciosos que lo previsto.

«Nosotros sentimos que hay un Mercosur fortalecido. Problemas, tenemos. Pero son problemas naturales de crecimiento», opinó el canciller brasileño. Negociadores brasileños y argentinos, reunidos la semana pasada en Buenos Aires, acordaron una «tregua» hasta enero, para evitar que las diferencias comerciales «contaminen» la cumbre presidencial de Ouro Preto.

La eliminación del doble cobro del AEC quedó postergada ante la resistencia de Paraguay, país mediterráneo cuyos ingresos fiscales dependen mucho del arancel, que exige garantías de que se lo compensará por esa pérdida de recursos.

Los ministros crearon el Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur, que buscará reducir las asimetrías internas del bloque, pero no definieron ni el monto ni el origen de los recursos que lo formarán.

«La mera decisión de crear el fondo revela que trabajamos en un contexto de unión. Nuestro objetivo pasa por el libre comercio, pero busca una verdadera integración», dijo Amorim.

ACUERDOS En contraste con la tensión interna, el Mercosur firmó dos importantes acuerdos comerciales, con India y con países del África austral, y aceptó la incorporación como miembros asociados de Colombia, Ecuador y Venezuela.

De esta manera, el bloque cuenta ahora con diez miembros, cuatro plenos, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y seis asociados, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela, y abarca a todos los países sudamericanos, con excepción de Guyana y Suriname.

Luego de intensas negociaciones, los ministros aprobaron varios documentos que apuntan a revitalizar el bloque, como la reglamentación de un sistema de compras gubernamentales, que permitirá a empresas de un país participar de las licitaciones públicas de otro. También se definió una estrategia común para estimular el empleo, que prevé la creación de un grupo de alto nivel, que deberá presentar una propuesta con medidas concretas para diciembre de 2005. Los cancilleres también aprobaron un documento de viaje del Mercosur, que le permitirá a un ciudadano de un país miembro utilizar los servicios consulares de otro en países sin representación del suyo. (ANSA).