MERCOSUR y la Unión Europea ante el desafío de comprometerse en proyecto

Negociadores europeos compararon en París la relación entre los dos bloques como «una larga historia de amor» que se ve incapaz de progresar «cuando llega la hora de la verdad». El callejón sin salida en el que parecen hallarse estas negociaciones desde octubre y después de más de 10 años de discusiones, provoca frustración y acusaciones cruzadas, ya que ambas partes parecen convencidas de haber hecho el máximo de concesiones y gestos de buena voluntad.

«Creo que Europa tiene poca experiencia a la hora de negociar con países que no son ACP (Africa, Caribe y Pacíficos), es decir, no sabe lidiar con Estados que son emergentes, pero ricos», criticaron expertos argentinos en un foro informal organizado en París. Para los negociadores del MERCOSUR, la UE intentará imponer las «mismas trabas» comerciales en sus futuros acuerdos con países asiáticos, los cuales tampoco prosperarán, al igual que ocurre con el bloque sudamericano. «El problema es que en Europa falta voluntad política para negociar», denunciaron. Por la parte europea, se acusa al MERCOSUR de obsesionarse con la cuestión agrícola y paralizar este proceso que es mucho más ambicioso. «Si el MERCOSUR se enfrenta a este acuerdo pensando únicamente en la agricultura demuestra una ceguera total porque esta negociación con la UE será el espaldarazo político que necesita para ganar autoridad como ente regional», recordó Luis Carderena, del Ministerio español de Relaciones Exteriores.

Vista la parálisis de las negociaciones bilaterales, MERCOSUR y la UE orientaron su mirada hacia la Organización Mundial de Comercio y a su inconclusa ronda de Doha, que pretende poner la liberación comercial al servicio del desarrollo de los pueblos. Según el embajador brasileño ante la UE, José Antonio Graça Lima, el MERCOSUR tiene más posibilidades de defender sus intereses en una negociación multilateral, ya que si negocia el capítulo agrícola basándose en un modelo de cuotas «le corresponderán, por su tamaño, parcelas mayores que a otros competidores». Por su parte, responsables europeos también insinuaron que podrían bloquear su acuerdo con MERCOSUR hasta ver cómo finaliza la ronda de Doha y las obligaciones que debe asumir en ella con el fin de no «tener que pagar dos veces».

Por último, los negociadores sudamericanos han evocado la posibilidad de reactivar el proyecto del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), para hacer reaccionar a la UE, que intentaría hacer un contrapeso a Estados Unidos en la región. Esta amenaza indirecta provocó apenas efecto en Europa, cuyos negociadores insistieron en que las negociaciones con el MERCOSUR «son independientes» de las que éste pueda llevar a cabo con otros socios.

GOBIERNO ENFRENTA A EMPRESA URAGUA

El gobierno decidió enfrentar a la empresa Uragua y le advierte que no puede suspender el servicio por voluntad propia. El presidente Jorge Batlle firmó un decreto que establece que la empresa no puede resolver «unilateralmente» medidas y plazos que la desvinculen de los servicios de agua y saneamiento en Maldonado. La empresa comunicó que no pagará más el canon por la concesión y que tampoco emitirá más facturas a los usuarios como consecuencia de la vigencia de la reforma constitucional. En la nota enviada al Poder Ejecutivo, Uragua le dio un plazo de tres días para que imparta las directivas sobre los pasos a seguir. Reafirmó su compromiso con la población pero advirtió que, de ser obligada a continuar brindando el servicio, comenzará a emitir las facturas a cuenta y orden de OSE.

El gobierno respondió a través de un decreto en el que establece que el concesionario no puede resolver por sí y ante sí que no cumplirá más el servicio. El decreto, que se difundirá hoy, fue acordado en la Residencia de Suárez entre Batlle, el subsecretario de Vivienda, Oscar Brum, el secretario de la Presidencia, Raúl Lago, y el subsecretario de Defensa, Elías Bluth.

Brum dijo que el Poder Ejecutivo no va a admitir que la empresa «imponga plazos». «Nosotros tenemos la obligación de garantizar los servicios. Lo que sí no admitimos es que en forma unilateral la empresa concesionaria nos imponga procedimientos que no están elaborados y nos imponga plazos para poder resolver este intríngulis», dijo a radio «El Espectador». Brum señaló que «es de orden» que exista una transición normal y ordenada en esta materia. «La Constitución no establece ningún procedimiento ni dice que las concesiones caen automáticamente. Es de orden y es natural, tratándose de servicios tan esenciales como el agua y el saneamiento, que exista una transición ordenada, normal para que la OSE o la persona jurídica estatal correspondiente -como dice la Constitución- pueda asumir los servicios en forma clara y ordenada sin afectar el servicio de agua potable», agregó.

Por su parte, los operadores turísticos de Punta del Este están sorprendidos y preocupados por esta situación, ante la proximidad de la temporada turística. La Cámara Uruguaya de Turismo aseguró que OSE puede hacerse cargo de los servicios de agua potable, mientras que la Liga de Fomento y Turismo de Punta del Este reiteró su inquietud.