México abrió sus puertas a la carne vacuna uruguaya

Las negociaciones comenzaron hace tres años, luego de que en 2001, cuando Uruguay padeció la epidemia de fiebre aftosa, México dejó de comprar el producto. Ahora hará una excepción con Uruguay, ya que no compra a naciones libres de aftosa con vacunación. El principio de la negociación se basó en un antecedente que México hizo con Chile en el caso de la mosca de la fruta. Eso llevó a que las autoridades mexicanas, con evidencias científicas sobre la mesa de que Uruguay no tiene fiebre aftosa, evaluaran la posibilidad de reabrir el mercado

PASOS. La semana que viene, los Servicios Ganaderos del MGAP firmarán el plan de trabajo con las autoridades sanitarias mexicanas (Sagarpa). “Luego llegará un coordinador para la habilitación de frigoríficos, se dividirá el país en cuatro zonas y habrá un veterinario mexicano que las auditará”, explicó el Dr. Francisco Muzio en rueda de prensa, acompañado por el presidente de INAC, Luis A. Fratti, el ministro José Mujica y las más altas autoridades ministeriales.

Por otra parte, el Instituto Nacional de Carnes firmará un plan financiero que asegure los recursos para pagar los sueldos del coordinador y los tres veterinarios auditores, con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) como intermediario en la negociación.

“Los sueldos no los va a pagar el pueblo uruguayo, la diferencia de aranceles que estamos pagando a terceros mercados altamente desarrollados (por EE.UU.), comparados con los de México, cubre con largueza los costos que puede significar tener presente funcionarios que le garanticen la sanidad a México”, aclaró el ministro Mujica.

Según su visión, en la diferencia arancelaria “sobra paño para que vengan veterinarios auditores a recorrer las playas del Uruguay”.

El memorándum de entendimiento será por 1 año y se evaluará cada seis meses. Firmado el plan de trabajo, el próximo paso será la apertura para carne ovina.