México: Calderón toma ventaja en un dramático conteo de votos

Pasadas las 09h30 GMT Calderón, quien estuvo toda la jornada detrás de su rival izquierdista, aventajaba a su rival por unos 36.000 votos, sobre más de 41 millones de sufragios, y cuando restaban computar todavía 800.000 papeletas.

En porcentaje, escrutadas el 98,01% de las mesas, Calderón superaba a su rival por apenas 0,09% y sumaba 35,64% contra 35,55% de López Obrador.

El candidato izquierdista se había mantenido al tope desde el inicio del recuento, pero con su margen reduciéndose minuto a minuto la madrugada cuando comenzaron a llegar los resultados de los estados del norte del país.

Las dos horas de retraso de esos estados fueron claves para el cambio dramático de la tendencia electoral. Hasta la noche del miércoles, López Obrador tenía una ventaja de 2,5 puntos porcentuales.

En el primer conteo luego de las elecciones del domingo Calderón había obtenido un 0,6% de ventaja que desató una tormenta política en el país.

El miércoles, al arrancar la jornada de recuento, López Obrador y su equipo exigieron contabilizar todo voto por voto. En respuesta, Luis Carlos Ugalde, presidente consejero del Istituto Federal Electoral, consideró que hacerlo sin una justificación legal, equivaldría a anular la presidencial.

«El Tribunal (Federal Electoral, Trife) ha dicho que cuando un paquete (electoral) se abre sin causa justificada y legal procede la anulación de la elección», explicó Ugalde.

El forcejeo en los 300 distritos electorales mexicanos entre la derecha y la izquierda fue agónico durante toda la jornada.

Voto a voto, los representantes de los partidos demostraron que México está dividido en dos después de sus elecciones del 2 de julio: el norte conservador, el centro y el sur de la izquierda.

«Nuestros amigos del PRD agotan sus tres rondas de participación. Hacen discursos muy prolongados», añadio Manuel Espino, presidente del PAN, al describir los debates sobre cada acta, cada error, en las juntas de distrito.

Al abrirse el conteo de las actas en 300 distritos electorales en todo México, los representantes de la coalición de izquierda empezaron a impugnarlas, comprobó la AFP.

La misión de Global Exchange, una organización no gubernamental estadounidense, detectó varias «irregularidades» que podrían parecer menores pero ante los resultados preliminares «tan cerrados» podrían «incidir» en el resultado final, advirtió en un comunicado.

«Si una vez que se lleve a cabo el computo distrital persisten dudas», deben hallarse «los mecanismos legales que permitan un conteo voto por voto», indicó la organización en un comunicado.

«Aunque no sea definitivo para el resultado de la elección, queremos que se cuenten de nuevo los votos, esa es nuestra consigna», dijo a la AFP Eulalia Bermúdez, representante del PRD en una Junta Distrital de la capital mexicana.

Pero un abogado panista, Ariel Arellano, precisó que «sólo en los supuestos de la ley se pueden volver a contar los votos».

La amenaza de movilizaciones ciudadanas está también presente.

Unos 100 simpatizantes de la izquierda acamparon ante la sede del IFE, y algunas manifestaciones con escaso número de asistentes tuvieron lugar en la capital y en otros lugares del país.

López Obrador tenía previsto pronunciarse en la mañana del jueves sobre el conteo.

(AFP)