México lanza ofensiva contra muros de EEUU

En un intento por frenar las intenciones de Estados Unidos de construir a lo largo de su frontera muros para impedir la entrada de inmigrantes ilegales, México lanzó una ofensiva que busca el apoyo de los países latinoamericanos. En ese marco, el Congreso de México pidió a los parlamentos de países latinoamericanos, de España y Portugal, que rechacen en bloque la construcción de los muros.
El proyecto estadounidense busca construir una barrera de 1.130 kilómetros en diversos puntos de la frontera con México –de 3.200 kilómetros– para impedir la entrada de unos 400.000 ilegales por año. la barrera será doble, tendrá cámaras de vigilancia, iluminación nocturna y sensores de calor y movimiento. La propuesta ya fue aprobada en la Cámara de Representantes de EEUU y se descarta que el Senado le dé el visto bueno en los próximos meses. Para convertirse en ley, luego deberá ser firmada por el presidente de EEUU, George W. Bush. Si se concreta, la barrera fronteriza probablemente será la más larga del mundo, dado que la que construye Israel para separarse de los territorios ocupados tendrá acabada unos 700 kilómetros. Actualmente, sólo existe una instalación así en una decena de kilómetros en centros urbanos, incluido San Diego (California).


Pedido de auxilio. En una carta enviada por el presidente de la Cámara de los Diputados mexicana, Heliodoro Díaz, se hace un llamamiento a la “unidad entre parlamentos iberoamericanos”. “Me permito solicitarle que (…), en un acto de unidad entre parlamentos iberoamericanos (…) se exprese la más amplia solidaridad con el Congreso mexicano, a fin de que se impida la construcción de un muro en la frontera de EEUU con México y la aprobación de la ley que lo impulsa”, dice la carta. “La ley (…) provocaría efectos sumamente negativos para nuestros países, tales como el criminalizar la migración, lesionar los derechos humanos de quienes emigran a esa nación, exacerbar el racismo en contra de las minorías y contravenir diversos acuerdos logrados a través de los tratados de libre comercio vigentes”, destaca el documento.

México ya expresó su indignación ante el proyecto. El presidente mexicano, Vicente Fox, dijo que el muro es una “vergüenza” y el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, planteó el asunto el lunes en una reunión con funcionarios del Departamento de Estado en Washington.


No es solución. Los grupos de defensa de los inmigrantes, señalan que esta estructura no detendrá la entrada ilegal, sino que “empujará a la gente a áreas más inhóspitas”, según dijo Lisa Haugaard, directora ejecutiva de la asociación “Grupo de Trabajo Latinoamericano”. Las muertes en la frontera han aumentado en los últimos años, porque el incremento de la vigilancia en los centros urbanos ha obligado a los inmigrantes probar suerte por el desierto o intentar cruzar a nado el traicionero Río Bravo o los canales de la zona.

En el año fiscal 2005 –que finalizó el pasado 30 de setiembre– 460 inmigrantes perecieron en el intento, lo que superó con creces el récord de 383 del año fiscal 2000, según la Patrulla Fronteriza. (En base a AFP, AP, EFE y Archivo)