Mientras todos miran a Botnia, ENCE prepara su desembarco

Todas las miradas se dirigen hoy hacia la planta de Botnia en Fray Bentos, pero en breve la atención del gobierno y los ambientalistas opuestos a este tipos de industria, virará hacia el proyecto de ENCE, en Colonia.
La empresa española presentó hace dos semanas el Estudio de Impacto Ambiental y Económico de la planta de celulosa que planea construir en Punta Pereira, departamento de Colonia.

La Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) analiza por estos días los informes y una vez satisfechas las demandas de sus técnicos, este organismo dará a conocer los estudios y fijará la primera audiencia pública con la comunidad que vive en la zona de impacto del proyecto industrial.

Cumplida esta instancia la Dinama estará en condiciones de otorgar el permiso para que la empresa española comience a construir su fábrica. Ence espera comenzar las obras en los primeros meses de 2008, aunque para ello también falta la autorización del Ministerio de Transporte para construir el puerto y la de Economía para la zona franca desde donde operará. La planta estará operativa en junio de 2010.


El paragüas. Pero para ir matizando las criticas que ya recibe el emprendimientos (ver recuadro), las autoridades de la compañía española harán público en los próximos días el Estudio de Impacto Económico realizado en mayo de este año por la consultora Tea Deloitte & Touche.

ENCE asegura un “impacto transitorio”, durante la construcción de la planta, “equivalente a 11.460 puestos de trabajo por año de tiempo completo”. De ellos, “5.200 corresponderían al sector de la construcción y el resto a empresas proveedoras de ese sector y a otras actividades económicas del país”. Las obras demandarán cerca de dos años.

Respecto al “impacto regional”, la consultora destaca que la “zona de incidencia” del proyecto se extenderá a Soriano y San José. “Allí se crearían el equivalente a unos 5.900 puestos de trabajo full time por año, con una remuneración líquida de unos US$ 48 millones”, expresa el estudio. “Si esto se distribuyen de forma homogénea entre la población mientras dure la obra, el proyecto supondría un aumento cercano al 3% en los ingresos de los hogares que están dentro de la zona de influencia”.

ENCE estima que “la contribución del proyecto al PBI de Uruguay excedería los US$ 440 millones”. Esto es igual, dice la consultora Tea, “a un incremento permanente del PBI mayor al 2% en relación al nivel de 2006”.

Según el estudio, la masa salarial líquida que creará ENCE, entre empleos directos e indirectos, superaría los US$ 42 millones, incluido el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF). La contribución a la seguridad social será mayor a US$ 18 millones y generará otro ingresos por US$ 380 millones. Respecto a las exportaciones, tendrán un impacto estimado en US$ 415 millones, con importaciones por US$ 70 millones, lo que dará una balanza comercial positiva del orden de los US$ 344 millones.