Misión de FMI llegó con la lupa puesta en la reforma bancaria y previsional

Ayer al mediodía arribó a Montevideo una misión de ocho funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) liderados por Andy Wolf, con el cometido de revisar los números de la economía uruguaya y reclamar algunos avances en las reformas.
Esta comitiva bajó del avión con la lupa puesta en el sistema bancario y en las cajas de jubilaciones del sistema paraestatal, procurando acelerar las reformas que están en carpeta.

En la tarde se realizó la primera reunión de trabajo con los integrantes del equipo económico, en la que no se trataron asuntos demasiado particulares ya que la misión permanecerá en Montevideo durante dos semanas.

El encuentro se desarrolló entre las 16 y las 19 horas y asistieron el ministro de Economía, Isaac Alfie, el presidente del Banco Central, Julio de Brun, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Ariel Davrieux y funcionarios del equipo económico.

Recién en la jornada de hoy comenzarán las reuniones formales de trabajo con distintos organismos de gobierno involucrados en los compromisos que Uruguay asumió con el FMI.
El primer relevo de su itinerario será con la cúpula del Banco República, que deberá dar cuenta al FMI sobre el manejo de pasivos y activos de la institución.

Las autoridades del Brou sostienen que para este encuentro habrá «resultados para mostrar», en asuntos sobre los cuáles el FMI se había mostrado escéptico, como la gestión de los depósitos reprogramados.

Fuentes oficiales dejaron trascender que el equipo económico procurará mostrar los avances alcanzados en la tercerización de la gestión de los fondos de recuperación de los bancos liquidados, Caja Obrera, Comercial y Montevideo.

LAS METAS
La comitiva fondomonetarista también revisará al detalle los números macroeconómicos del país y el cumplimiento de las metas acordadas por el gobierno en la Carta Intención suscrita en febrero pasado.

Allí figuran metas macroeconómicas sobre crecimiento, inflación y déficit fiscal, que el gobierno entiende haber superado con creces.

De hecho, en marzo la administración contabilizó un superávit primario del 3,5% del Producto Bruto Interno (PBI), cuando la meta para todo el año era de 3,2%.

De modo que la novedad no estará por ese lado sino por los avances en las reformas macroeconómicas ya comprometidas con el organismo multilateral. En este viaje, la comitiva llegó a Montevideo con interés por lograr una profundización en las reformas del sistema bancario estatal y en acelerar una salida para las cajas de jubilaciones paraestatales.

La venida al país de este tipo de misiones permite mantener vigentes los créditos otorgados por el FMI a Uruguay, y del cumplimiento de las metas comprometidas depende la llegada de nuevas partidas del préstamo multilateral.