MTSS definirá con cautela pautas para la próxima ronda de salarios

PABLO MELGAR

A menos de ocho meses del inicio de la mayor negociación colectiva del período, el Ministerio de Trabajo no ha definido las pautas de los convenios. Mientras tanto avanza la inflación y la construcción recibirá un incremento del 20%.

El ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, confirmó a El País que hasta el momento el gobierno no ha tomado una definición sobre las pautas de negociación colectiva de los grupos de actividad cuyos convenios vencen el año entrante.

Para hacerlo, el gobierno esperará a que concluya a fin de mes la actual negociación para comenzar a analizar las eventuales líneas de la siguiente ronda. Más de la mitad de los grupos deberán iniciar conversaciones en el correr del año 2013. «Vamos a ir evaluando el comportamiento de las variables de la economía; hasta ahora hemos sido coherentes en que el salario debe mantenerse y los incrementos deben de venir de mejoras en la actividad», señaló Brenta.

Mientras tanto, la inflación se escapa de las metas planteadas por el gobierno. No obstante, el ministro dijo que espera una caída de Índice de Precios al Consumo (IPC) en los próximos meses. «No vemos que la inflación sea un elemento central en la negociación del año que viene», dijo Brenta.

El secretario de Estado recordó que la ley de negociación colectiva permite una reducción salarial ante la eventual caída en la actividad de las empresas. «Si las empresas demuestran su incapacidad de cumplimiento con los laudos se habilita lo que se conoce como `mecanismo de descuelgue`», señaló Brenta.

En las pautas de la negociación vigente el gobierno planteó que no podría haber reducción de salarios más allá de la situación económica de cada una de las empresas. Brenta recordó ayer que la ley de negociación colectiva no obliga al gobierno a fijar pautas y que si los empresarios y sindicatos están de acuerdo pueden firmar convenios sin necesidad de contar con el voto del gobierno.

DIFERENCIAS.

En mayo pasado, a un mes del inicio de la presente ronda, el presidente de la Cámara de Industrias (CIU), Washington Burghi, dijo a El País que se debía apostar a acuerdos por un año debido a los efectos negativos en las empresas locales de las trabas argentinas, el incremento del tipo de cambio en Brasil y los problemas del mercado local.

La Cámara de Comercio (CNCS) en cambio se definió por asegurar la existencia de «buenas cláusulas de salvaguarda» para los convenios colectivos debido a la incertidumbre de la economía internacional y regional.

Tanto es así que en la actual negociación colectiva, donde hay apenas dos mesas de negociación, se han firmado acuerdos salariales por tres años y con muy bajos porcentajes de recuperación salarial.

«No veo ninguna ventaja en los convenios a corto plazo porque inducen a un escenario de negociación permanente, lo que conduce a conflictividad», comentó Brenta. Respaldó la postura de buscar nuevas alternativas. «Las cláusulas de descuelgue asociadas a valores claros y acordados se pueden utilizar», dijo. Con respecto a las fórmulas de productividad destacó que es «necesario» mantener discusiones por rama y por empresa.

20% DE AUMENTO.

Desde el 1° de octubre corre un incremento salarial del 20% para los trabajadores de la construcción como consecuencia del convenio salarial firmado en el año 2010. El presidente de la Cámara de la Construcción, Ignacio Otegui, subrayó a El País que la suba es producto del convenio alcanzado en base a las pautas que fijó en aquel momento el gobierno. «Se va a aplicar, no sin inconvenientes, pero se va a aplicar», afirmó Otegui.

Tras el aumento, un oficial albañil que cumpla todo el horario y los requisitos mínimos de la función pasará a ganar un sueldo de US$ 1.100 al mes.

La industria de la construcción ocupa directamente a unas 70 mil personas y a otras 65 mil como proveedores.

Fuente: EL PAIS  POLITICA NACIONAL 24/10/2012 Página 9