Mujica advirtió a Economía por el plazo para deudores

En esa charla –que tuvo lugar ayer en el Edificio Libertad durante los acuerdos ministeriales– el presidente de la República Tabaré Vázquez alertó a sus ministros sobre el castigo que recibe el gobierno de parte de la oposición y dijo que blancos y colorados reflotarán viejos proyectos de ley de la izquierda para buscar contradicciones con las propuestas del Poder Ejecutivo. Vázquez informó a su gabinete que por la deficitaria situación en la que el Partido Colorado le entregó el poder no se podrá cumplir este año con buena parte de los objetivos programáticos.

Advertencias. Bergara informó ayer a los ministros, en los acuerdos de los lunes, sobre la prórroga de las ejecuciones de los deudores dispuesta el jueves 7 por el gobierno. Cuando terminó su exposición, Mujica advirtió a su par “tener cuidado con los plazos” e instó a Bergara a que se empiece a llamar a los morosos cuanto antes para que la comisión interministerial analice caso por caso sus situaciones. Bergara asintió, según relataron a El Observador fuentes del gabinete. Luego fue el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, quien le preguntó a Bergara si la prórroga de ejecuciones incluía las deudas con instituciones financieras y tarjetas de crédito gestionadas por estudios jurídicos. Bergara contestó que no, porque en líneas generales se tratan de créditos que no tiene como hipotecas bienes inmuebles sino automóviles. “Esta medida (la prórroga de ejecuciones) es para las personas que tienen sus bienes inmuebles para ser rematados”, explicó el jerarca de Economía, según los informantes.

El presidente Vázquez también se inquietó por los créditos y los morosos pero desde otra perspectiva. El mandatario dijo que es necesario disminuir el porcentaje que tipifica la usura en el sector privado. El líder de izquierda manifestó su preocupación por los altos intereses que cobran, fundamentalmente, los prestamistas e instó a los miembros de su gabinete a revisar esa situación. “Ninguna situación (vinculada al tema deudas) quedará fuera del análisis de este gobierno”, expresó el presidente, según las fuentes.

Además del tema de los deudores, el presidente analizó con su círculo de confianza “la pesada herencia” que le dejaron las anteriores administraciones, lo que determinará que algunos objetivos programáticos se pospongan en el tiempo. Vázquez expresó su preocupación porque la oposición puede utilizar este hecho para atacar al gobierno. Dijo que una de las estrategias que emplearán blancos y colorados será desempolvar proyectos presentados por legisladores del Encuentro Progresista (EP) “en otro país” y que, por el momento, la izquierda no podrá votar debido a los ajustes en gastos e inversiones.

El presidente manifestó que la oposición “está castigando” al gobierno y que no le brindó ni siquiera un mes de tregua. Vázquez encomendó a los ministros “a no entrar en el juego” de blancos y colorados, dijeron las fuentes.

Los ministros coincidieron en que, por los menos durante 2005, no se podrán efectuar las obras e inversiones públicas previstas en el programa de gobierno de la fuerza política. Los jerarcas estimaron que el capital privado será fundamental para ejecutar emprendimientos “productivos”. Vázquez exhortó al gabinete a redoblar esfuerzos para la aplicación del Plan de Emergencia.

El titular de Turismo, Héctor Lescano, fue el vocero de los acuerdos ministeriales. El jerarca expresó que “se advierte con mucha fuerza de parte del gobierno la fragilidad de la situación del país en materia económico-financiera”. “Esa realidad en materia de los déficit, en materia de las dificultades, en materia de adeudos, en materia de juicios contra el Estado, en materia de graves distorsiones de aspectos escalafonarios y salariales de la Administración Pública, supera largamente las previsiones que podíamos habernos hecho antes de asumir el gobierno”, agregó. Lescano dijo que se trata de una “herencia excesivamente pesada” y anunció que Vázquez brindará detalles de esa situación en el Consejo de Ministros, que se efectuará el 25 de abril en Zapicán (Lavalleja).

El ministro informó que “los objetivos” del gobierno “se mantienen vigentes”, pero aclaró que se deberán extender los plazos para sus aplicaciones.

A modo de ejemplo, Lescano dijo que la idea de establecer una política nacional de compras del Estado se dificulta por las deudas con los proveedores.

“Estamos hablando de que esta situación compromete seriamente los plazos en los que pensábamos alcanzar algunos de esos objetivos”, declaró. El secretario de Estado dijo que para sortear, en las medidas de las posibilidades, la “frágil economía” se impusieron criterios de la máxima austeridad republicana.