Mujica inicia ronda política para cambio impositivo moderado.

El presidente José Mujica inició una ronda de contactos con los sectores del Frente Amplio que proponen cambios al sistema tributario y aunque todavía restan concretarse varios encuentros, ya se puede adelantar que las modificaciones no serán profundas.

«Los cambios no serán radicales, la línea macroeconómica se mantiene», dijo a El Observador el secretario de la Presidencia, Alberto Breccia, procurando enviar un mensaje de tranquilidad sobre todo a los sectores empresariales.

 

 

 

Con esta premisa el presidente Mujica abrió el debate el viernes pasado con los senadores Eduardo Lorier, del Partido Comunista, y Alberto Couriel, del Espacio 609, quienes plantearon los cambios más radicales, entre ellos gravar más el capital, las empresas y las exportaciones, posiblemente con detracciones.

 

 

 

Fue el presidente quien los llamó para reunirse. Según confiaron a El Observador participantes del encuentro, Mujica se mostró abierto a discutir todas las propuestas y en ningún caso marcó su posición. Ofició de nexo entre las modificaciones planteadas y la posición del ministro de Economía, invitado expresamente por el mandatario a estas reuniones.

 

 

 

Mujica dijo que fue una señal de «respeto» al jefe del equipo económico de gobierno, informó ayer el semanario Búsqueda.

 

 

 

Pero una cosa sí dejó en claro el presidente: los cambios al sistema tributario serán negociados y serán el fruto de una posición consensuada, que no afecte los equilibrios internos del sistema tributario ni que modifiquen el rumbo de la política económica.

 

 

 

En este sentido, Lorenzo se mostró más flexible a cambiar el modo de bajar el IVA (respecto a la propuesta original de dos puntos) que a incrementar los impuestos al capital o a la renta empresarial, dijeron los informantes. Pero cada vez son más los sectores del FA que proponen gravar más a los sectores de mayores ingresos para aliviar a la población más vulnerable y de menores recursos.

 

 

 

A los comunistas (PCU) se sumó el MPP, el Partido Socialista (PS) y la Vertiente Artiguista (VA).

 

 

 

Aun así, el senador Lorier se fue de la reunión del viernes con la idea de que todas las partes van a tener que ceder algo de sus posiciones y propuestas.

 

 

 

«No se va a aplicar la receta de uno u otro a rajatabla, los cambios serán fruto de un acuerdo y una negociación»; dijo a El Observador el también secretario general del PCU.

 

 

 

Mujica, Lorenzo, Couriel y Lorier destacaron que en el objetivo último de las medidas a aplicar están todos de acuerdo.

 

 

 

«Disminuir la desigualdad, ese es el gran objetivo político en el que todos estamos de acuerdo», resumió Breccia.

 

 

 

Respecto al IVA, el ministro de Economía insistió en que puede bajar a 20% la tasa básica y asegurar que el efecto llegue a los más pobres a través de tarjetas de débito, lo que promovería la bancarización (inclusión) de sectores que hoy están por fuera del sistema financiero local.

 

 

 

Del otro lado -PCU, MPP, PS y VA- se mantiene la posición de que mejor sería aumentar las asignaciones familiares o bajar más de dos puntos el IVA pero solo para los más pobres.

 

 

 

Mujica no tiene apuro para anunciar los cambios. No hay fecha, aunque el vicepresidente Danilo Astori dijo que a mitad de año habrá cambios al IVA.