Mujica planteará a Cristina una relación inteligente y más afectiva

El presidente electo José Mujica confirmó su viaje a Buenos Aires para reunirse mañana con la presidenta Cristina Fernández y a minutos de su partida abogó por una relación con el gobierno argentino “lo más afectiva que se pueda”.
“Podemos simpatizar más o menos con los gobiernos pero no podemos olvidar que los gobiernos pasan y los pueblos quedan y los países no se mudan. Entonces, debemos tratar de tener relaciones inteligentes y lo más afectivas que se puedan con los vecinos, en este caso Argentina”, expresó el presidente electo.

En su espacio radial de la emisora M24, Mujica dijo ayer que estaba en Colonia rumbo a Buenos Aires, donde discutirá con las autoridades nacionales una serie de “temas pendientes” en la relación con Uruguay.

Entre esos asuntos enumeró el corte del puente de Fray Bentos que ha interrumpido el tránsito desde 2006 y el conflicto por Botnia. Pero también el dragado de los ríos Uruguay y De la Plata, las trabas comerciales al interior del Mercosur, la posibilidad de venderle gas a Buenos Aires –procesado en una planta regasificadora en Montevideo– y la interconexión eléctrica con Brasil, demorada por una decisión política de Argentina que dilata que el Mercosur financie ese proyecto.

Fuentes del FA adelantaron el martes a El Observador que Mujica tenía pactado un encuentro con Cristina Fernández para mañana jueves en Casa Rosada, sede del Poder Ejecutivo. Mujica recordó ayer en su espacio radial que “el río separa pero también une”, y justificó su intento por mejorar las relaciones bilaterales, afectadas desde 2005 por el diferendo en torno a la instalación en Fray Bentos de la fábrica de celulosa finlandesa.

Puentes. Cuando se refirió al conflicto por la pastera Botnia, Mujica dijo que Uruguay debe trabajar con “firmeza, habilidad y compromiso” para mantener una relación “sana” con el actual gobierno, y “con el que venga”.

En referencia al bloqueo del puente general San Martín por parte de pobladores de Gualeguaychú, el presidente electo advirtió que Uruguay debe respetar la soberanía argentina y “no inmiscuirse” en asuntos internos.

“Los problemas de los argentinos son de los argentinos, la soberanía de una nación debe ser cuidada hasta el detalle de sus formas y nunca inmiscuirse, eso sería cuidar la relación y hacerla lo más sincera posible para preservar y mejorar siempre la relación de vecinos”, expresó Mujica. El presidente electo ya se reunió con activistas de Gualeguaychú que bloquean el puente a Fray Bentos e informó de ese contacto a un emisario de la presidenta argentina informó el semanario Búsqueda.

Mujica elogió además a los turistas argentinos que llegan a veranear a Uruguay pese a que el precio del dólar no les conviene.

“Los argentinos vienen contra las leyes de la economía, y lo hacen porque les gusta. No seamos torpes y démonos cuenta de que el río que separa, en realidad une”, enfatizó.

Además recordó al “puñado” de uruguayos que viven allende el Plata e hizo un reconocimiento al país vecino por recibirlos cuando “los avatares de la política” hicieron que muchos emigraran a Buenos Aires.

Otros problemas. Mujica habló también de los otros temas pendientes con Argentina, los que el actual gobierno no pudo superar en gran parte –según reconocen las autoridades uruguayas– porque el conflicto por Botnia contaminó toda la relación bilateral.

Mujica aseguró que “el gran Buenos Aires” necesita comprar gas al exterior y que el gasoducto que se construyó para que Uruguay importe gas de Argentina, podría utilizarse a la inversa.

“Ese caño que se hizo con la intención de traer gas, tal vez pueda servir para que fuera gas desde algún punto de la costa de Montevideo hacia Buenos Aires”, explicó.

Uruguay y Argentina exploran desde 2008 la posibilidad de arrendar juntos un barco regasificador que se instalaría en Montevideo.

Mujica destacó que si bien se trata de una fuente de energía barata, para Uruguay el negocio es “inaccesible” si después no accede con el producto a un mercado ampliado.

El presidente electo se refirió además a la interconexión eléctrica con Brasil y recordó que para acceder al financiamiento previsto del Mercosur falta el visto bueno del gobierno argentino.

Entre los temas a solucionar con Argentina citó en su audición la falta de dragado de los ríos compartidos. “Tenemos cosas pendientes en la navegación del Río de la Plata, en su profundidad, algo fundamental para el puerto de Nueva Palmira.

Y más aun, la profundización del río Uruguay para hacer viable el puerto de Fray Bentos, hoy con muy poco uso dada la dificultad que tienen esos pasos”, afirmó el presidente electo.