Mujica propone sacar impuestos a productos de la canasta básica.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, José Mujica, volvió a poner sobre el tapete la fijación de precios de una canasta básica de alimentos e incorporó a su propuesta la eliminación de impuestos, mientras que la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS) finalizó un documento sobre los efectos negativos de la aplicación de un eventual control de precios que podría ser presentado al gobierno.
«Lo de la canasta, de alguna forma es muy genérico, a mí me gustaría sacar el Cofis a las lentejas, porque con las lentejas se puede hacer un guiso proteico barato para los más pobres. Son chirolas lo que estamos recogiendo, pero no a todo, sino a determinados productos», dijo Mujica ayer en la asunción de las nuevas autoridades del Instituto Nacional de Colonización.

Desde todos los ámbitos se aguarda la vuelta al país del ministro de Economía, Danilo Astori, para que dé respuestas al tema. A pesar de los reiterados anuncios de Mujica sobre emprender conversaciones con los empresarios para discutir rebajas de precios, éstos afirman no haber sido convocados para hacerlo.

En la Comisión de Industrias de Diputados ayer se coincidió en esperar la comparecencia de Astori a fin de mes, para opinar sobre un proyecto de ley que fuera presentado por el Frente Amplio en la legislación pasada y desarchivado ahora, el cual no sólo propone la exoneración impositiva de productos sino la fijación de precios máximos y márgenes de ganancia a lo que el empresariado se opone.

El proyecto de ley toma una lista de productos compuesta por aceite, arroz, fideos, pan, azúcar, carne vacuna (corte delantero y menudencias), huevos de gallina, leche, pan, yerba mate, harina de trigo y maíz, jabón, detergente, queroseno, supergás y papel higiénico. Consultado sobre si éstos podrían ser los productos comprendidos en su iniciativa, Mujica dijo que no va a ser necesario «armar una consultora para que me digan lo que comen los pobres».

OPOSICION. El documento que elaboró la CNCS considera inoportuna la fijación de precios en un momento en que la inflación presenta variaciones menores al 1% al alza y llegan a haber meses en que se da reducción de precios, además de la baja estimación de inflación que ha proyectado el gobierno para este año.

«Fijar el precio de los productos sería beneficiar en mayor proporción al rico, porque es quien tiene el mayor consumo per cápita de esos alimentos», dijo ayer a El País una fuente empresarial.

«El gobierno debería apuntar a las tarifas públicas, a los aranceles de exportación e importación, a los impuestos o a los aportes patronales», agregó el secretario del Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay, Daniel Fernández.