Murió el líder de Al Qaeda en Irak

El anuncio fue hecho en conferencia de prensa en Bagdad por el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, que indicó que «Zarqaui fue eliminado» el miércoles junto con otras siete personas.

El general norteamericano George Casey, que dirige la Fuerza Multinacional en Irak, precisó que «Zarqaui murió durante un bombardeo aéreo a una guarida aislada a 8 km al norte de Baaquba, el miércoles a las 18H15 locales (14H15 GMT)».

El ataque «se llevó a cabo en base a las informaciones que facilitaron varios responsables de su organización, según las cuales iba a participar en una reunión a unos 8 km al norte de Baaquba», precisó.

Las tropas de la coalición identificaron a Zarqaui «gracias a sus huellas dactilares, su rostro y sus cicatrices», añadió.

«Lo que ha ocurrido hoy es el resultado de la cooperación del pueblo iraquí, que ha facilitado una operación combinada de las fuerzas de policía y de la Fuerza Multinacional», declaró el primer ministro iraquí.

«Es un mensaje a todos los que escogen la vía de la violencia para que cambien de dirección antes de que sea demasiado tarde», advirtió.

Maliki dio las gracias «a todas las fuerzas de seguridad, a la policía y al ejército» y «a la Fuerza Multinacional por lo que hacen para combatir el terrorismo».

El embajador norteamericano, Zalmay Jalilzad, presente al lado de Maliki, también expresó su satisfacción por este «gran día».

«Zarqaui es responsable de la muerte de miles de personas en Irak y el extranjero. Su muerte supone un avance para Irak y para la lucha global contra el terrorismo», añadió Jalilzad.

La ciudad de Baaquba, capital de la provincia de Diyala, se encuentra a 60 km al norte de Bagdad y es escenario de ataques regulares contra las fuerzas de seguridad y civiles iraquíes.

El general Casey precisó que uno de sus lugartenientes más importantes, su consejero religioso, el jeque Abdel Rahman, «también resultó muerto» en la operación.

Aunque Zarqaui está muerto, Al Qaeda «sigue siendo una amenaza, ya que sus miembros seguirán intentando aterrorizar a la población iraquí y desestabilizar a su gobierno, que intenta alcanzar la estabilidad y la prosperidad», dijo Casey, que añadió que las fuerzas norteamericanas seguirán «cazando terroristas que amenazan a los iraquíes hasta que el terrorismo sea erradicado en Irak».

Por su parte, un responsable jordano dijo a la AFP que Zarqaui murió en una operación conjunta estadounidense con los servicios de inteligencia jordanos.

Junto a Zarqaui, que murió a consecuencia de sus heridas «diez minutos después de la operación», llevada a cabo con cobertura aérea, murieron unos 10 combatientes, indicó.

Inmediatamente después de su muerte, las fotos más recientes en poder de las autoridades norteamericanas y jordanas fueron comparadas con las del cadáver, lo que permitió confirmar su identidad, añadió.

Estados Unidos acusaba a Zarqaui, de nacionalidad jordana, de ser responsable de la mayoría de los atentados suicidas en Irak.

El jefe de Al Qaeda en Irak fue condenado a muerte en rebeldía en su país, Jordania, y Washington ofreció 25 millones de dólares de recompensa por su cabeza.

Zarqaui, de 39 años, cuyo nombre real es Fadel Nazal Al Jalayleh, tenía un pasado de delincuente y comenzó a ejercer en Afganistán, donde participó en los combates entre las facciones rivales.

Se hizo famoso en abril de 2004 con la difusión de un vídeo de la decapitación del rehén norteamericano Nicholas Berg.

En diciembre de 2004 fue nombrado jefe de Al Qaida en Irak por el jefe de la organización, el saudí Osama Bin Laden.
El mes pasado, el ejército nortemaericano indicó que se encontraba «en Bagdad o sus alrededores».

Tras este anuncio los habitantes del barrio bagdadí de Kazimiyah, de mayoría chiita, expresaron su alegría repartiendo caramelos en la calle, según un fotógrafo de la AFP, mientras en el centro de la capital los soldados iraquíes bailaban y las mujeres cantaban.

El primer ministro británico, Tony Blair, declaró que la muerte de Zarqaui es una «muy buena noticia» que supone «un golpe contra Al Qaida en Irak y en todas partes» del mundo», según su portavoz.

El anuncio provocó la bajada de los precios del petróleo por debajo de los 70 dólares en Nueva York y de los 68 en Londres.

(AFP)