Mutualistas advierten que, tras la reforma, serán “inviables”

Universal, Gremca, Impasa, el Sistema Médico Integral y Cudam concurrieron ayer a la comisión de Hacienda integrada con Salud Pública de la Cámara de Representantes, en donde está a estudio la reforma de la salud. La iniciativa gubernamental elimina el sistema de Disse y establece que a las mutualistas se le pagará por riesgo. Según cifras que maneja el oficialismo, la cápita que se pagará por un anciano o un menor de edad es cinco veces superior a la que se abonará por un joven.

Los representantes de las mutualistas anunciaron que, de no existir modificaciones, en el corto plazo se perderán fuentes de empleo y en el mediano plazo se puede llegar al cierre de las instituciones. También expresaron que en el sistema de salud las órdenes de tiques y medicamentos representan el 16% de los ingresos de las mutualistas, pero que para ellos ese porcentaje es del 7%.

El diputado del Frente Amplio, Eduardo Brenta, intervino y les explicó que si tienen las órdenes y tiques más baratas del mercado seguramente logren captar una cantidad importante de clientes que hoy están por fuera del sistema mutual. Por ejemplo, sostuvo el legislador, los 80.000 jubilados que hoy son atendidos en Salud Pública podrán afiliarse a esas instituciones.

Brenta sostuvo que el Ministerio de Salud Pública trabajará junto con estas mutualistas para impedir inconvenientes. Una de las soluciones, dijo el diputado, es que se gradúen el valor de las cápitas para evitar cambios bruscos. Las cápitas serán reglamentadas por el Poder Ejecutivo una vez que se apruebe la ley.

El próximo martes la comisión recibirá a la ministra de Salud, Maria Julia Muñoz, y a la Federación Médica del Interior (FEMI).