‘Negociación colectiva puede ser positiva o fuente de conflictos’

El asesor jurídico de la Cámara Nacional de Comercio, Juan Mailhos, dijo a LA REPUBLICA que las diferencias que habrá en torno a este tema deberán ser resueltas de manera «inteligente e imaginativa».

«Es trascendental que una ley de negociación colectiva cuente con el consenso de todas las partes, de lo contrario, lejos de ser un instrumento para regular las relaciones laborales puede constituirse en una fuente de conflictividad laboral», aseveró.

El documento viene siendo elaborado en la sede de la Cámara Nacional de Comercio, pero en conjunto con otras cámaras empresariales.

La cámara aguarda con expectativa la convocatoria del gobierno electo para la formación de una comisión que trabajará en la ley marco de negociación colectiva.

Paralelamente, viene trabajando intensamente en el tema, tomando como base el trabajo realizado hace algunos años para una convocatoria similar realizada por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

«Estamos preparando una propuesta que sintetice la visión empresarial sobre todos los puntos vinculados a la negociación colectiva», explicó Mailhos.

«Nosotros avizoramos que hay muchos puntos en común en el sector, por lo cual pensamos que posteriormente se intentará coordinar políticamente entre todas las cámaras una postura en común».

«No vamos a coincidir en todo»
El doctor Mailhos dijo que son múltiples los temas importantes y profundos que abarca una ley de este tipo. «Puedo adelantar que en la elaboración de la propuesta seguramente vamos a tener en cuenta el documento del PIT-CNT, entregado en la reunión del 31 de enero con el gobierno electo. Vamos a analizar en qué puntos hay encuentros y en cuáles hay desencuentros», indicó.

«Indudablemente no vamos a coincidir en todo, el gobierno lo sabe y el PIT-CNT también. Habrá que ver si en esta ronda de diálogo tenemos mejor suerte que en una oportunidad anterior, cuando el acuerdo se frustró por falta de consenso del sector trabajador».

«Es trascendental que una ley de negociación colectiva cuente con el consenso de todas las partes, de lo contrario, lejos de ser un instrumento para regular las relaciones laborales, puede constituirse en un elemento que las obstaculice y sea fuente de conflictividad laboral» sostuvo. *