Negociación demora el proyecto tributario.

Ayer la comisión de Hacienda del Senado, que iba a comenzar a tratar el artículado del polémico proyecto tributario, comenzó con algunas bromas y algunos signos de enojo mal disimulados entre los senadores oficialistas. El semanario Búsqueda informó en la jornada que el gobierno había resuelto «poner en el freezer» la iniciativa, un mensaje que no llegó a la bancada oficialista sino por esa vía. Según las consultas realizadas por El País en medios oficiales esta idea, efectivamente, gana terreno en la Torre Ejecutiva. En tanto, en fuentes opositoras se asegura que «el presidente Mujica está arrugando porque debe estar recibiendo muchas señales de inversores extranjeros que desisten de invertir o de residir en el país».

Los legisladores del Frente Amplio afirmaron ayer no tener directivas de postergar el tratamiento del proyecto. Sin embargo, en los hechos, no se comenzó a votar el articulado y se aceptó que uno de los miembros de la comisión -el senador nacionalista Francisco Gallinal- presente redacciones alternativas.

En un principio, Gallinal propuso hacer dos proyectos separados: uno que estableciera el levantamiento del secreto bancario a solicitud de la DGI a la justicia penal -no a la civil como establece la iniciativa oficial- y con mayores garantías para los depositantes; y otra norma que grave los depósitos de uruguayos en el exterior, pero no los de los extranjeros residentes en el país. En este sentido, el senador herrerista Luis Alberto Heber fundamentó que había que mantener los históricos criterios de territorialidad del sistema tributario uruguayo. Propuso «estirar» -sin modificar en esencia- el concepto de fuente uruguaya, para afectar impositivamente sólo a colocaciones de uruguayos en el exterior, sin afectar depósitos de extranjeros residentes generados por actividades económicas en sus respectivos países.

Respecto a un cambio de rumbo en el plan del Ejecutivo el presidente de la comisión de Hacienda Carlos Baráibar respondió a El País desde Panamá, a donde asistió a la reunión del Parlatino: «Hasta ayer no tuve ninguna novedad». Admitió que en el proyecto «hay muchas variantes que se pueden manejar», de «mantener más o menos el secreto bancario. Allí puede haber una zona de negociación», admitió.

Por su parte, el también miembro de esa comisión, el senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio) aseguró a El País que «no hubo comunicación» del Ejecutivo para poner freno a la iniciativa. «La idea es votar la próxima semana los primeros artículos, y terminarlo antes de que venga el Presupuesto. Ese es el plan por ahora», dijo Michelini.

En igual sentido se pronunció Nelson Hernández, asesor tributario de Economía: «Se pueden hacer cambios, pero las directivas que tenemos son las mismas y se mantiene el proyecto».

El propio ministro de Economía, Fernando Lorenzo, fue interrogado ayer tras su presentación del Presupuesto en la Cámara de Diputados por un posible freno a la iniciativa tributaria. Se limitó a responder: «Estamos esperando que el tema se tratado por la Comisión de Hacienda de Senadores. Estamos impulsando muy fuertemente el proyecto. Estamos convencidos de que es un buen proyecto, que puede ser mejorado».