Negocian inmuebles por US$ 2.000 millones, un 16% más que en 2010

Este dato surge de cálculos de El País en base a la recaudación del Impuesto a las Transmisiones Patrimoniales (ITP), por el cual la Dirección General Impositiva (DGI) tuvo ingresos por $ 1.544 millones el año pasado, un incremento nominal de 14,7% respecto a 2010.

Como el 4% de este tributo que cobra la DGI corresponde al valor de las operaciones inmobiliarias, el total negociado por este concepto sumó $ 38.600 millones (unos US$ 1.999,7 millones al tipo de cambio promedio de 2011).

Este volumen de negocios -que se operó entre enero y diciembre del año pasado- es una referencia ya que la base imponible del impuesto es el valor catastral de los inmuebles, que generalmente no coincide con su cotización real que suele ser superior.

No obstante, los US$ 1.999,7 millones en compraventas de inmuebles en 2011 fue un 16,2% superior a 2010, cuando las transacciones inmobiliarias habían sumado US$ 1.720 millones.

El ITP grava con 2% al comprador y con otro 2% al vendedor de «bienes inmuebles, de los derechos de usufructo, de nuda propiedad, uso y habitación», así como «las promesas de enajenamiento y las cesiones de dichas promesas», según el artículo 2 de la ley 16.107.

Según datos de la Asesoría Económica de la DGI, a los que accedió El País, la cantidad de pagos realizados por concepto del ITP en 2011 aumentó 7,2%. Mientras que el valor promedio de dichas transacciones creció 7% en términos nominales en comparación con 2010.

Agentes inmobiliarios consultados por El País coincidieron en que el 2011 fue un «muy buen año» para el sector y que por ahora las operaciones de compraventas de inmuebles mantienen su ritmo, aunque tienen algún matiz sobre cómo puede comportarse la actividad del negocio en los próximos meses.

Quienes tienen más dudas apuntan a qué puede pasar con la corriente de argentinos que invierten anualmente «en ladrillos» en Uruguay.

Futuro. El consultor inmobiliario, Julio Villamide, comentó a El País que este año el negocio debería mantenerse en los mismos niveles de 2011, aunque advirtió que podría existir alguna dificultad con las inversiones de argentinos (ver aparte). De todos modos, precisó que esto no significará que se «produzca una recesión en el mercado» pero sí un «escenario más peleado para cerrar negocios». Esto también como consecuencia de la desaceleración que tendría la economía de la vecina orilla en 2012.

En tanto, el titular de la Asociación de Inmobiliarias de Punta del Este, Sabas Pereira, se mostró más optimista sobre la perspectiva del negocio este año. «Por ahora, no hay elementos para decir que el mercado vaya a cambiar. Hoy estamos muy bien. Es más, la mayoría de los operadores locales estamos visualizando que de aquí a dos años el mercado está asegurado producto de la cantidad de obras (en construcción) que están en marcha y los nuevos permisos que se están solicitando», señaló.

En tanto, el presidente de la Cámara Inmobilaria del Uruguay (CIU), Gabriel Conde, dijo a El País que las operaciones mantienen «su ritmo» aunque está primando una conducta «más cauta» de los clientes. «En marzo vamos a saber con mayor certeza cómo se comportará el año», indicó.

Por otro lado, respecto a la evolución que puedan mostraron los precios de los inmuebles en 2012, Villamide explicó que el gran problema que tiene Uruguay es que los mismos están expresados en dólares.

«Si analizáramos los valores en Unidades Indexadas (UI), diríamos qué baratos que estamos; esa es la realidad», afirmó.

El operador expresó que de acuerdo a los datos que divulga el Instituto Nacional de Estadística sobre las viviendas transadas en Uruguay, «aún tenemos precios en UI que están un 15% por debajo de los valores de 2003, mientras que la economía creció en términos reales un 70% desde ese período. En UI los precios de los inmuebles tienen un rezago como mínimo del 50%», afirmó.

Villamide admitió que en dólares los precios se han duplicado o triplicado y que esto es una «sensación térmica» para los ojos del consumidor que seguirá operando. «Los precios tienen mucho recorrido para seguir creciendo medidos en UI», aseguró. En tanto, sobre los alquileres sostuvo que se está confirmando una desaceleración en los ajustes. Esto surge de un relevamiento sobre el promedio de los precios de los avisos en prensa frente al año pasado. El operador indicó que los valores crecieron hasta siete puntos porcentuales por encima de la inflación en 2011, mientras que en lo que va de este año esa brecha se redujo a tres puntos porcentuales.

«Esta va a ser la tendencia de este año porque hubo mucha venta de inmuebles en la costa que se van a volcar el mercado de alquileres, hecho que va a elevar la oferta», explicó.