No prosperaron amparos por la subasta celular

POR MARCELA MORETTI DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

La Justicia dejó ayer libre el camino para que se realice hoy el procedimiento competitivo que busca incorporar nuevos operadores de telefonía celular, al rechazar el recurso de amparo interpuesto por el sindicato de trabajadores de ANTEL (Sutel) y la medida cautelar presentada por el senador socialista, Reinaldo Gargano, para frenar la subasta. Sin embargo, la jueza Rosina Rossi no descartó de plano la posibilidad de anular el remate ya que le otorgó a Gargano tres días para que complete la información del recurso de amparo que presentó junto con la acción cautelar.
Los fallos de las juezas Rossi y Estela Jubette –que actuó en el caso del recurso de Sutel– se dieron a conocer en la noche de ayer, a través de un comunicado emitido por la Suprema Corte de Justicia (SCJ). Del comunicado se desprende que las magistradas no incursionaron en el tema de la ilegalidad o inconstitucionalidad de la subasta anunciada por la la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec), sino que informa que las acciones fueron descartadas por insuficiencia de información o por no ajustarse a los requisitos legales específicos del amparo.

Tanto los denunciantes como el Poder Ejecutivo y la Ursec, estuvieron toda la jornada de ayer pendientes de la resolución judicial. Cuando finalmente se conoció, en el gobierno respiraron aliviados porque todo sigue, al menos por ahora, según sus planes.

En la Ursec nunca se detuvieron las tareas preparativas del complejo procedimiento (ver nota en esta página) que comienza hoy a la hora 10 en la sede del organismo en Uruguay y Río Branco. Una movilización convocada por el PIT CNT recibirá en las puertas del organismo a las autoridades y las empresas que participarán del llamado. En todo momento los jerarcas de la reguladora contaron con información que les indicaba que las empresas precalificadas –la española Telefónica Móviles y la mexicana América Móvil– no tenían planes de desistir en su intento por ingresar al mercado.

Los dos oferentes habilitados a pujar por los permisos necesarios para ofrecer servicios de telefonía móvil ya invirtieron US$ 12 millones para estar en el proceso. América Móvil destinó US$ 8 millones para tener derecho a ofertar por cuatro de los seis lotes de frecuencia celular que se ponen a la venta. Telefónica Móviles, por su parte, desembolsó US$ 4 millones y podrá competir por dos lotes.

En la Ursec estiman que, por lo menos, recaudarán US$ 18 millones más, lo que implica la venta de tres lotes –el precio base de cada uno es US$ 6 millones–. Esto surge de que esperan que América Móvil compre al menos dos y Telefónica uno. El precio mínimo del lote puede dispararse si se da una puja (ver nota en esta página).


Fallos. Los recursos presentados por Gargano y por Sutel invocaron la ilegalidad e inconstitucionalidad del proceso, basados en que tras la derogación de los artículos 612 y 613 de la Ley 17.296, el monopolio de las telecomunicaciones pertenece a ANTEL.

En el comunicado de la Corte no se hace referencia a esos argumentos. Se afirma, en cambio, que la jueza Jubette consideró que, entre otros requisitos necesarios, Sutel no explicitó “debidamente el acto administrativo que dispuso el llamado a licitación (…), lo cual impidió que la sede valorase la acción”.

Por su parte, Rossi no hizo lugar a la medida cautelar presentada por Gargano para dejar en suspenso la subasta y determinó que el legislador tiene tres días “para identificar debidamente el acto administrativo que dispuso la licitación, su emisor y la fecha del mismo”. También requirió que acredite si introdujo antes “recursos administrativos” contra el remate, porque “la acción de amparo solo procede cuando no existen otros medios judiciales o administrativos”.

El abogado de Gargano, Héctor Di Giacomo, dijo a El Observador que el legislador no puede haber interpuesto otro recurso porque no integra una institución que haya formado parte del proceso, por lo cual nunca no fue notificado formalmente del mismo.