Nueva iniciativa de Bush contra gobierno de Cuba

El presidente estadounidense, George W. Bush, llamó ayer a la comunidad internacional a crear un fondo para la “libertad” en Cuba.
Además, anunció que mantendrá el embargo contra la isla, en un duro discurso a una semana de una votación en la ONU sobre esa medida aplicada por más de cuatro décadas.

“Anuncio una nueva iniciativa para desarrollar un fondo multimillonario para la libertad en Cuba”, afirmó el presidente, en su primer discurso desde 2003 sobre Cuba, en el Departamento de Estado, ante representantes de la comunidad cubano-estadounidense y numerosos embajadores de América Latina.

“Este fondo ayudará a los cubanos a reconstruir su economía y hacer la transición hacia la democracia”, añadió.

El presidente, que calificó a Cuba de “gulag tropical”, pidió a la secretaria de Estado, Condoleezza, Rice y al secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, copresidentes de la oficial Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre, que adelanten esfuerzos para desarrollar el llamado Fondo Internacional para la Libertad en Cuba.

Una semana antes de la votación en la ONU, que condena anualmente el embargo, Bush llamó a la comunidad internacional a respaldar a los cubanos, a los que dijo en español que “su día ya viene llegando”.

“Llegó el momento de apoyar el movimiento para la democracia que está creciendo en la isla. Llegó el momento de estar al lado del pueblo cubano mientras se levanta por su libertad”, manifestó el presidente.

El gobierno de EEUU considera que se inició una transición en Cuba desde que Fidel Castro, de 81 años, delegó el poder a su hermano Raúl en julio de 2006 por razones de salud.

En su discurso, el mandatario reiteró que no levantará el embargo aplicado desde 1962 contra la isla: “Mientras el régimen conserve su monopolio sobre la vida política y económica de los cubanos, Estados Unidos, mantendrá el embargo”, aseguró.

Bush fortaleció el embargo en 2004 y prometió que no lo levantaría mientras el régimen castrista siga gobernando la isla.

El mandatario lanzó un exhorto a militares, policías y funcionarios cubanos a no impedir “el llamado a la libertad” cuando el momento llegue.

“Viva Cuba libre”, terminó diciendo en español el mandatario, ante una concurrencia que se puso de pie para aplaudirlo, a excepción de los embajadores latinoamericanos ante la OEA que se hicieron presentes al acto.

Bush no mencionó a Castro en su alocución de 45 minutos, ni tampoco a Raúl Castro, hermano de Fidel. Entre las iniciativas que presentó el mandatario estadounidense, está asimismo la de permitir a algunas ONG que provean acceso a Internet y computadoras a estudiantes cubanos, si las autoridades cubanas levantan las restricciones para el acceso a la red.


Respuesta cubana. El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Felipe Pérez Roque, afirmó que las palabras de Bush, son un “acto irresponsable” e incluso evocan el uso de la fuerza para lograr el derrocamiento de la revolución.

“Cuba entiende estas palabras como un acto irresponsable que da una idea del nivel de frustración, de desesperación y de odio personal del presidente Bush contra Cuba”, señaló Pérez Roque.

Agregó que la isla considera que se trata de “una invocación a la violencia, un llamado incluso al uso de la fuerza para derrocar a la revolución cubana e imponer sus designios en Cuba”. (AP, AFP y EFE)